Manufacturación

¿Qué es la Manufacturación?

La manufacturación es la realización de bienes a mano o con máquinas que luego de ser completados son vendidos a un comprador. Los ítems usados en la manufacturación pueden ser materia prima o partes componentes de un producto más grande. La manufacturación usualmente sucede en una línea de producción de máquinas a gran escala y con trabajo experto.

Tipos de Procesos de Manufacturación

La manufacturación es un negocio muy simple; el dueño compra la materia prima o las partes componentes para luego manufacturar el producto final. Para que funcione como un negocio el manufacturador necesita cobrar los costos, conocer la demanda y hacer un producto para ofrecerlo al mercado.

Una fábrica opera uno de tres tipos de producción de manufacturación:

  • Abastecer mercancía: una fábrica produce bienes para abastecer tiendas y salones de shows. Si anticipan el mercado para sus bienes, el manufacturador planeará la actividad de producción por adelantado. Si producen de más puede que necesiten vender el excedente con una pérdida y si no producen lo suficiente puede que pierdan el mercado y que no vendan lo suficiente para cubrir los costos.
  • Ordenar para hacer: el productor espera por las órdenes antes de manufacturar la mercancía. Así el inventario es más fácil de controlar y el dueño no necesita depender tanto del mercado. El tiempo de espera del cliente es más largo aunque el manufacturador necesita un flujo constante de órdenes para mantener la fábrica produciendo.
  • Ensamblar para hacer: la fábrica produce las partes componentes antes de las órdenes para ensamblar. De esta manera, el manufacturador está listo para cumplir con los pedidos de los clientes pero si los pedidos no se materializan, el productor tendrá mercancía de partes no queridas.

Mantener los Riesgos Bajo Control es Clave

En los tres tipos de manufacturación existen riesgos. Ofrece de más e inundarás el mercado, causando una baja en el precio y por ende en las ganancias. Si no cumples con la demanda, el cliente puede irse a otra compañía, lo que significaría una caída de ventas para el manufacturador. El control de calidad es también un factor importantísimo en una manufacturación exitosa. El manufacturador necesitará estar muy pendiente de la calidad del producto desde el comienzo hasta el final, con muchas pruebas en el intermedio. Si hay errores, las consecuencias a largo plazo pueden ser graves.

Un negocio de manufacturación puede necesitar partes para el complicado ensamblaje de un producto de calidad o solo cosas simples para hacer un bien sencillo. Mantener los costos de producción en lo mínimo, tener un buen control de calidad y una administración de ventas excelente son las claves para reducir el riesgo en cualquier tipo de manufacturación.

Recursos

¡Empieza tu prueba gratuita de 14 días hoy mismo!