20 Resultados de la búsqueda “dominios”

Shopify en español responde a tus preguntas

Shopify en español responde a tus preguntas

Preguntas frecuentes Shopify

Para Shopify el mercado hispano hablante es el más grande luego del mercado anglófono, por lo que desde 2016 decidimos renovar la página web y mejorar la calidad del contenido para nuestra audiencia en español, y brindar contenido más específico para cada país.

Estar en contacto con nuestros lectores, comerciantes, expertos y partners es una de las cosas más enriquecedoras de trabajar para Shopify porque puedo aprender de cada una de sus preguntas y comentarios en el blog, en las redes sociales y en la comunidad de emprendimiento en Facebook. Así que hoy decidí salir de tras bastidores para responder a algunas de las preguntas más frecuentes con la que me topo cada semana.

 

Continue reading

8 formas originales de conseguir enlaces

En el artículo de hoy vamos a ver algunas formas originales de conseguir enlaces para tu estrategia de SEO. Con ello, podrás llevar tu tienda online en Shopify a las primeras posiciones de Google, algo imprescindible para tu estrategia de marketing.

Como podrás comprobar, algunas de estas técnicas son sencillas, y otras no lo son tanto. Algunas requieren que tengas herramientas de pago, otras no. Y algunas seguramente las conozcas, pero otras te resultarán nuevas y chocantes.

Te recomiendo que pongas en práctica solamente aquellas con las que te vayas a sentir cómodo, porque, como bien sabes, en el mundo del SEO, es mucho mejor hacer una cosa bien, que hacer diez cosas regular, porque nunca se sabe qué animal de Google puede penalizarte.

 

Revisando a tu competencia

La primera forma de conseguir enlaces que puedes poner en práctica es la de revisar a tu competencia para comprobar de dónde ha sacado ella sus enlaces. Esta es una práctica que cualquier sitio web debería realizar.

Esencialmente, la técnica consiste en acudir a Ahrefs y pasar por el buscador las cinco o seis webs de tu competencia que mejor posicionadas estén, de tal forma que puedas obtener la información sobre sus enlaces rápidamente.

Una vez la tienes, puedes categorizar esos enlaces en virtud de lo buenos que sean, a través de una Hoja de Cálculo en Excel, por ejemplo. Con ello, tienes una idea clara de qué te interesa conseguir y qué no te interesa tanto.

Después, solo tienes que ir revisando el tipo de enlace que es, cómo lo han conseguido (si tienes un poco de idea de SEO, esto no debería resultarte muy complicado), y recabar la información de contacto de la web.

Una vez lo tengas todo, puedes empezar una ronda de contactos para pedir que te coloquen un enlace en sus webs, tal y como hicieron con tu competencia. En algunos casos tendrás que pagar, en otros no.

 

Escribiendo en otros blogs

Otra de las formas que puedes utilizar es la de escribir en otros blogs, de forma que puedas conseguir algo de relevancia además del enlace en cuestión. El problema es que no siempre es fácil escribir en otro blog y lograr colocar un enlace.

En este punto, puedes enfocarlo de dos formas distintas:

Por un lado, puedes crear varios artículos de muy buena calidad, que incluyan un enlace hacia tu sitio web, y enviar emails a los dueños de diferentes sitios web para que te digan si puedes publicar el artículo (con el enlace) en sus blogs.

Si te dicen que sí, problema resuelto, ya tienes el enlace. Y, si te dicen que no, pues al menos lo has intentado. Siempre te queda el recurso de preguntarle si lo colocarían a cambio de un pequeño pago.

La segunda opción consiste en colaborar activamente con el blog en cuestión y, ocasionalmente, enlazarte hacia tu propio sitio web. Esto tiene sus ventajas, porque te permite colocar varios enlaces, pero también desventajas, porque te roba tiempo.

Por la naturaleza de esta segunda opción, lo mejor es que solo la apliques en aquellos casos en los que la web en cuestión tenga mucha autoridad y pueda resultarte de gran interés tanto darte a conocer allí, como conseguir enlaces.

Por cierto, no te recomiendo que calces un enlace desde el primer momento. Deberías hacerlo más natural. Pedirle al dueño que te deje escribir porque el tema te gusta, ir ganándote su confianza, y, cuando lleves varios artículos, colar un enlace.

En general, en webs grandes (que son las que te interesaría para este tipo de práctica), no hay demasiado problema con colocar enlaces salientes siempre que resulten de utilidad para el usuario.

 

Pagando a guestbloggers

Ahora bien, ¿por qué deberías perder tu precioso tiempo escribiendo para otras webs, cuando hay gente que ya está escribiendo en ellas? O puede que no te permitan escribir en esa web en la que te interesaría hacerlo.

Tienes alternativas, especialmente si tienes dinero. Y esa alternativa es pagar a los guestbloggers que ya participan en esas webs que te interesan.

Aquí hay varias técnicas interesantes. La primera, y más evidente, es acudir a la web que te interese, y revisar a los diferentes guestbloggers, para ver cuál de ellos trata el tema más adecuado para colar tu enlace.

A partir de ahí, puedes crear una lista en una Hoja de Cálculo con los diferentes candidatos, por orden de relevancia de las temáticas que tocan, e ir contactándolos para ver si alguno se anima a cerrar el trato.

Lo más probable es que sí lo hagan, aunque el precio que te pidan por ello puede variar (y, si la web es grande, puede ser algo elevado).

Otra técnica interesante en este campo es tomar la imagen que utilizan para firmar los artículos, y utilizar la búsqueda de imágenes de Google para comprobar si la están utilizando en otras webs.

Generalmente, estos guestbloggers utilizan la misma imagen en todas las webs en las que colaboran. Esta puede ser una muy buena forma de encontrar otras webs de tu temática en las que te puede interesar colar un enlace.

Y, si un mismo guestblogger está publicando en diferentes sitios web, y tú quieres comprar enlaces en todos ellos, puedes conseguir que te reduzca el precio total.

 

Revisando errores 404

Otra forma de conseguir enlaces es localizando errores 404 en las webs que sean de tu interés. Y aquí, de nuevo, hay dos formas de conseguirlos. Sin embargo, el primer paso, en ambos casos, es el mismo:

Consiste en revisar a través de ScreamingFrog la web que te interese, y localizar aquellos enlaces salientes que no estén encontrando respuesta en la actualidad. Es decir, que apuntan a páginas que ya no existen.

Una vez has localizado esas páginas, tienes dos opciones, como decía más arriba:

La primera de ellas es crear un contenido que responda a lo que, previsiblemente, se estaba enlazando, y ponerte en contacto con el dueño de la web en cuestión. Puedes decirle que has estado navegando por su web y que has visto que ese enlace no funciona.

Después de dorarle un poco la píldora (para lo cual te recomiendo que utilices algunas técnicas de persuasión que he explicado en este mismo blog), puedes comentarle que tú tienes un contenido al que puede enlazar y que responde a lo que se enlazaba.

La otra opción es un poco más tosca, y no tan elegante, pero también puede funcionar, especialmente cuando los enlaces salientes rotos no tienen mucho que ver con tu temática y, por lo tanto, no tienes opción de crear un contenido útil para tus usuarios y relacionado con el enlace en cuestión.

Esta segunda opción consiste, básicamente, en hacer una lista con todos sus enlaces rotos, y enviarle un email adjuntando la lista en cuestión de forma totalmente altruista para que resuelva el problema.

Después, le comentas que te iría bien un enlace.

Sé lo que estás pensando: “¿Y por qué no le digo que tengo la lista y que se la cambio por un enlace?”. Deja que te diga que, en general, mi estrategia funciona mejor. Y lo sé porque he probado las dos en decenas de ocasiones.

 

Comprando webs antiguas

Otra opción muy útil es comprar webs antiguas. Y esta opción es realmente positiva porque te permite quedarte no solo con los enlaces, sino también con el contenido y la autoridad ganada a lo largo de los años.

La clave aquí consiste, básicamente, en encontrar webs que sean bastante antiguas y que ya no se actualicen (en algunos casos, en riesgo de expirar el dominio y desaparecer).

El dueño de esa web puede haber desaparecido o dejar de interesarse por la web por una gran cantidad de motivos, así que siempre tienes la opción de plantearle una compra por un precio irrisorio.

En la mayoría de casos, el dueño, que ya daba por perdida la web y no se interesaba por ella, preferirá ese último dinero antes que dejarla morir sin más. Y, tras una pequeña negociación, podrás hacerte con una buena web a un precio aceptable.

Como puedes suponer, la clave aquí es revisar previamente su perfil de enlaces para comprar una web de buena calidad, además de ver otras características, como los contenidos y la autoridad que Google otorga al sitio.

Una vez la tengas, solo tienes que copiar los contenidos y redireccionar las diferentes páginas a las nuevas páginas que has creado en tu blog, y hacer lo mismo con la homepage. Esa fuerza de posicionamiento pasará directamente a tu sitio web.

 

Comprando dominios caducados

Esta es la opción “fácil” del método anterior. Consiste en esperar un poco más, y acudir a los dominios en cuestión una vez ya han caducado. De esta forma, puedes hacerte con ellos por apenas 10 euros.

La fuerza del dominio seguirá siendo la misma, y podrás redireccionarla como en el caso anterior. Además, el contenido puedes rescatarlo de Archive.org en la mayoría de casos, así que, esencialmente, estás haciendo lo mismo, pero más barato.

El mayor problema en este caso es que esta práctica está dominada y automatizada en gran medida por blackhaters, y resulta muy complicado encontrar esos dominios libres, porque, tan pronto como quedan libres, son comprados.

Es por ello que es relativamente más sencillo, aunque lleve un poco más de tiempo y trabajo, seguir la estrategia anterior. Aunque lleve un poco más de tiempo, esfuerzo y dinero, te aseguras de conseguir esos enlaces y ese contenido.

 

Creando concursos

También tienes la opción de crear concursos. Lo que haces con ellos es involucrar a tus compradores en tu estrategia de linkbuilding, y ofrecer un descuento o una promoción a aquellos que realicen determinadas acciones.

Como puedes suponer, una de esas acciones puede ser la creación de enlaces hacia tu sitio web desde SUS propios sitios web (es importante que no abras la veda para que coloquen enlaces en cualquier web, porque te pueden hacer un destrozo en tu estrategia de linkbuilding).

El mayor problema de esta estrategia es que no siempre podrás controlar la calidad de los enlaces que recibas (aunque, siendo naturales, tampoco debería ser tan problemático). Y el segundo problema es que, obviamente, no todos tus clientes y seguidores tendrán webs.

Sin embargo, si tienes una tienda online en Shopify que venda algo de interés para webmasters, entonces esta estrategia puede resultarte útil.

 

Creando a tu propia competencia

Por último, está la opción para aquellos negocios que ya estén a un nivel muy superior y tengan una gran cantidad de recursos, y es la de crear a tu propia competencia.

En el mundo del SEO, esto podría conocerse como una PBN o una MBN, pero la idea va un poco más allá. La idea que yo planteo es crear diferentes tiendas online que permitan posicionar por una determinada palabra clave a la vez.

De esta forma, todos los enlaces que aparecen en la primera página de las SERPs, apuntan a tu sitio web, y, si controlas mínimamente bien los servidores que utilizas y te ocultas un poco ante Google, puedes determinar una web concreta que aparezca en primera posición.

Así, a través del linkbuilding de tus tiendas secundarias, puedes fortalecer la primera posición de tu ecommerce principal, mientras que las tiendas secundarias te dan un extra de dinero.

Eso sí, para hacer esto, se requiere una buena inversión.

 

Como puedes ver, hay estrategias para conseguir enlaces que pueden resultarte muy útiles a la hora de mejorar tu estrategia de SEO, y, con ello, posicionar mejor tu tienda online en Shopify. Recuerda: Pon en práctica aquellas con las que te sientas más cómodo.

¿Y tú? ¿Has probado alguna de estas estrategias? ¿Hay alguna que te parezca descabellada? ¿Crees que debería haber incluido alguna otra? ¡Cuéntamelo en los comentarios y te responderé tan pronto como sea posible!

Continue reading

¿Conoces tu negocio online?

¿Conoces tu negocio online?

feature

¿Cuáles fueron tus ingresos y gastos mensuales?, ¿cuál fue tu ganancia (o pérdida)?, ¿fue mayor o menor que la del mes anterior? Si no puedes responder de forma automática a estas preguntas es porque careces de una de las herramientas más básicas para cualquier negocio: contabilidad

Te presentamos una forma de comenzar a realizar tu contabilidad y conocer mejor tu negocio.

Continue reading

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify