Blogs de Shopify

¿Puede un rico enseñarte a ser rico?

En el artículo de hoy vamos a tratar un tema de lo más interesante, y es el de si un rico puede enseñarte a ser rico, o, por el contrario, no puedes aprender nada de él para mejorar tu situación vital.

Y esto se puede enfocar desde dos perspectivas: La primera, si el rico está dispuesto a enseñar lo que ha aprendido en su camino. La segunda, si la experiencia vital de un rico puede ayudar a otras personas.

Como podrás comprobar, este es un tema muy importante para cualquier emprendedor que esté en el camino de ser una persona exitosa, como tú con tu tienda online en Shopify, así que no pierdas detalle de lo que viene a continuación.

 

¿Están dispuestos?

La primera pregunta que conviene plantearse a la hora de hablar de si los ricos pueden enseñar a los demás a ser ricos, es si están dispuestos a hacerlo. Así que vamos a verlo:

 

Por lo general, sí

Aunque pueda parecer mentira, lo cierto es que la inmensa mayoría de los ricos sí están dispuestos a explicar cómo se han enriquecido y a aconsejar a quien tenga interés en llegar a ser como ellos.

Esto puede sorprender, especialmente a aquellos que creen que la riqueza es un juego de suma cero. Es decir, un juego en el que para que uno gane, otro tenga que perder. Esta visión de la economía hay mucha gente que la tiene.

Resulta evidente que, si tienes esta forma de ver la economía, pienses que un rico no quiera enseñar a los demás a serlo. Al fin y al cabo, en la medida en que enseñas a alguien a ser rico, él se hará rico a tu costa.

Es mejor mantenerlo pobre y, de esa forma, tú puedes quedarte con su riqueza. Porque, como decía, se tiene la percepción de que la riqueza es un juego de suma cero, en el que lo que uno pierde lo gana el otro, y viceversa.

Pero sucede que los ricos son conscientes de que la riqueza no es un juego de suma cero, sino que es un juego de suma positiva. Es decir, es un juego en el que ambas partes ganan cuando juegan.

La riqueza de tu vecino a ti te resulta conveniente. Y a tu vecino le resulta conveniente tu riqueza. De hecho, si fuera verdad que la riqueza no crece, sino que siempre hay uno que le quita la riqueza a otro, jamás habríamos salido de las cavernas.

La realidad es que la riqueza se crea, no está dada. Y, por lo tanto, el hecho de que tú crees riqueza no implica que se la estés quitando a nadie. Lo que hacen los ricos es enseñar a generar esa riqueza.

 

La Pirámide de Maslow

Ahora bien, hay que entender que, aunque el rico sea consciente de que enseñar a otra persona a ser rico no le empobrece a él, sí es cierto que enseñar lleva tiempo, y que ese tiempo sí que supone un coste para la persona que ya es rica.

¿Por qué iba a invertir tiempo en enseñar a nadie a ser rico, entonces? Aquí entra en juego lo que se llama la Pirámide de Maslow.

La Pirámide de Maslow viene a explicar que los seres humanos van desarrollando necesidades y deseos cada vez más elevados, partiendo de lo más básico y primitivo, que está en la base de la pirámide.

Así, en la base de la pirámide se encuentran las necesidades fisiológicas, como la alimentación y el descanso. Después están las necesidades de seguridad, como tener una buena salud o tener una seguridad física garantizada.

El siguiente paso de la pirámide es la de la afiliación, que tiene que ver con el sentirse incluido en un grupo, y que se refiere, sobre todo, a tener pareja y un grupo de amistades. Después viene la parte del reconocimiento, que tiene que ver con el éxito y el respeto de los demás.

En la cúspide de la pirámide se encuentra la autorrealización, que tiene que ver con la creatividad, la falta de prejuicios, la aceptación de uno mismo, etc.

Lo que Maslow dice es que, una vez se han conseguido las necesidades de una parte baja de la pirámide, aparecen las inmediatamente superiores, y sucede así hasta que se llega a la cúspide.

Y el rico, gracias a su dinero (aunque no solo), ya ha superado las tres primeras etapas, y se encuentra en el tránsito del reconocimiento hacia la autorrealización. Y, en ese punto, una de las mejores formas de conseguir el reconocimiento y autorrealizarse, es sirviendo a la comunidad.

¿De qué forma? Pues, en buena medida, la mejor forma que tiene un rico de contribuir a la comunidad, es explicando los caminos que existen para hacerse rico.

En este sentido, debes entender que el rico no te explica cómo puedes enriquecerte por ti, sino por él mismo. Porque tiene la necesidad y el deseo, como indica Maslow, de reconocimiento y autorrealizarse.

Por eso pueden “perder el tiempo” en ello, porque no lo están perdiendo, sino que lo están invirtiendo en conseguir la siguiente necesidad de la pirámide, tal y como indica Maslow.

 

Ya no tienen miedo

Por último, los ricos ya han llegado a un punto en el que no tienen miedo, porque su propia riqueza les garantiza la seguridad incluso aunque en algún momento perdieran parte de su patrimonio u oportunidades de negocio.

Hay muchas personas que están empezando a ganar dinero en algún ámbito, y que, por miedo a que la entrada de más gente rebaje la tasa de rendimientos, se guardan el negocio que han descubierto.

Sin embargo, cuando alcanzas cierta riqueza, hacer esto carece de sentido, porque tener una rentabilidad del 5% o del 2% no implica una gran diferencia en la riqueza que ya posees.

Por eso, hay muchos ricos que ya no tienen ningún tipo de miedo a desvelar sus trucos.

aprender a ser millonario

¿Puedes aprender de su experiencia?

Visto por qué los ricos sí están interesados en explicarte cómo se enriquecieron, y cómo puedes hacerlo tú, conviene plantearse una segunda pregunta: ¿Puedes aprender de ellos?

Es obvio que, como en cualquier otro ámbito de la vida, para aprender algo debe haber alguien que quiera enseñar y alguien que quiera aprender. También es cierto que hay aspectos que no se pueden aprender así como así, sino que tienen más que ver con la forma de ser.

Sin embargo, siempre se pueden aprender algunas buenas enseñanzas de una persona rica. Para ello, puedes aprovecharte de los libros que publican, las conferencias que dan, o, incluso, si conoces a algún rico, de entrevistarte con él personalmente.

Quién sabe. Si tienes suerte, puede que incluso esté interesado en enseñarte personalmente los trucos que le llevaron a estar donde está.

Vamos a ver algunos de los ámbitos en los que un rico puede enseñarte a ser como él.

 

Cultura del ahorro

Lo primero en lo que se centran los ricos al enseñar a los demás a serlo, es en la cultura del ahorro. Esto puede verse en los diferentes libros que las personas adineradas publican para enseñar a otros a mejorar su situación financiera.

Son muchos los que insisten en la importancia no solo de ahorrar, sino de invertir lo ahorrado. Por supuesto, no se puede ir invirtiendo a lo loco, sino que hay que tener criterio a la hora de hacerlo.

En general, también explican cómo hacerlo, a través de diferentes ejemplos de sus propias inversiones, bajo la idea, ya muy conocida en ámbitos de libertad financiera, de hacer que el dinero trabaje por ti.

Este tipo de inversiones pueden ser, por ejemplo, en la bolsa o en el sector inmobiliario, o, directamente, en la compra de empresas que vayan a generar rentabilidades interesantes en el futuro.

Lo importante es tener claro qué se debe comprar y cómo. Como dice Warren Buffett, precio es lo que pagas y valor es lo que obtienes. Es importante que el valor sea superior al precio que pagas.

No obstante, lo importante es entender la cultura del ahorro. La mayor parte de las personas pobres (o de clase media), tienen un problema con el dinero, y es que lo gastan tan pronto como lo tienen.

De hecho, lo gastan incluso antes de tenerlo, a través de créditos y deudas. Hay que entender la importancia del ahorro para enriquecerte. Tener dinero te permite poner a trabajar al dinero por ti. No tenerlo, te obliga a trabajar por él.

 

Ideas de negocio

El rico también puede enseñarte a tener ideas de negocio, a encontrar problemas que solucionar, y a ver cómo se pueden ofrecer soluciones a esos problemas, de forma que puedas cobrar por esas soluciones.

No obstante, conviene señalar que las ideas de negocio no se enseñan así como así, porque son la materia prima para la riqueza. Para hacer el paralelismo, el rico te enseñará a encontrar oro, pero no te enseñará dónde está el oro.

Sin embargo, esto tiene mucho más valor, porque te permitirá encontrar posibilidades en muchos lugares, en lugar de limitarte a una sola forma de ganar dinero (la que te enseñó el rico).

En general, los libros que escriben los ricos, por ejemplo, no tienen ningún negocio que poner en práctica justo al acabar el libro. Lo que tienen es una gran cantidad de consejos para encontrar posibilidades de negocio. Y esto, te lo aseguro, tiene mucho más valor.

 

Trucos fiscales

Un rico también puede enseñarte trucos fiscales. De hecho, uno de los libros más vendidos, el de Robert Kiyosaki, Padre Rico Padre Pobre, enseña una buena cantidad de trucos fiscales para pagar menos en EEUU.

Y es que, como puedes imaginar, cuando empiezas a tener dinero, puedes empezar a realizar una serie de trucos que te permiten ganar más dinero y pagar menos al erario público, siendo totalmente legal.

Tal y como lo explica Kiyosaki en tu libro: Los gobiernos premian a los que emprenden y son exitosos, y les permiten encontrar fórmulas para pagar menos. Los ricos hacen las leyes, y dejan huecos para poder seguir siendo ricos. Nosotros podemos aprovechar esos huecos.

Es por ello que, en general, un autónomo tiene una mejor posición impositiva respecto al trabajador por cuenta ajena. El empresario tiene una mejor posición respecto al autónomo, y el inversor tiene una mejor posición que el empresario.

Mientras más riqueza tengas y generes, mejores deducciones fiscales puedes obtener.

 

Orientación

Por último, los ricos también pueden darte orientación. Eso sí, en este caso, como es una fórmula mucho más personalizada, o bien conoces a un rico y tienes amistad con él, o tendrás que pagar algo más para recibir sus consejos.

No obstante, este coste conviene tenerlo como una inversión. La información y la orientación que te dará una persona rica en un contacto uno a uno, tiene un valor muy importante, y te dará las claves para poder crecer económicamente de un modo espectacular.

 

Como puedes comprobar, hay muchas formas en las que el rico puede enseñarte a mejorar tu nivel de vida y conseguir una riqueza tan grande como la de él o incluso superior, así que conviene hacer un esfuerzo por acercarse a ellos y escucharles.

¿Y tú? ¿Crees que se puede aprender de los ricos o no tiene sentido intentarlo? ¿Alguna vez has hablado con uno? ¿Qué te enseñó? ¡Cuéntamelo en los comentarios y te responderé tan pronto como sea posible!

Mapa de categorias: