Formas de ser un gran padre y un emprendedor exitoso

Formas de ser un gran padre y un emprendedor exitoso
feature

Este día de padre, hemos decidido compartir un artículo que ayude a todos los padres emprendedores a coordinar mejor sus esfuerzos para mantenerse al tanto de su familia.

No hay una receta mágica para tener un negocio exitoso, y tampoco la hay para ser el padre ideal. Sin duda, una de las aspiraciones más grandes para los padres emprendedores son sus hijos. Pero no siempre es sencillo estar en todos lados.

Richard Branson, Bill Gates o, recientemente, Mark Zuckerberg son grandes ejemplos de empresarios exitosos que han encontrado la forma de gestionar sus grandes compañías sin dejar de lado a su familia.

Habilidades de ser padre que puedes aplicar en un negocio

A pesar de que para muchos ser padre significa tener doble trabajo, también te hace acreedor a ciertas habilidades que te ayudan a gestionar un negocio efectivamente. Entre ellas:

Aprendes a establecer prioridades

Para gestionar un negocio de forma efectiva, es necesario dar prioridad a ciertas tareas dependiendo su impacto. Lo mismo pasa cuando se es padre adquieres esta habilidad de forma innata, aprendes a prestar atención a los detalles importantes, poner orden cuando hay desastres, tranquilizar a tus hijos cuando algo no sale bien, etc. Todo esto es una gran ventaja en el mundo empresarial.

Te enseña a ser paciente

En el mundo empresarial es fácil perder el control cuando algo no sale como esperas, sin embargo, cuando tienes hijos esto pasa con frecuencia y tienes que aprender a pensar de prisa y ofrecer diferentes soluciones antes de que se desate el caos.

De modo que los padres, practican la paciencia constantemente y pueden aplicarla a su negocio fácilmente.

Aprenden a hacer un lado el egoísmo

Es sencillo dar prioridad a uno mismo por encima de todos los demás. En ocasiones, cuando eres empresario esto suele ser difícil de comprender. Para tener un negocio exitoso es importante tener empatía, no solo se trata de ver por tus intereses, sino aprender a pensar en tus clientes y en tus colaboradores. Todos son parte del éxito de tu negocio y no puedes descuidarlos tan fácilmente.

Los padres, sin embargo, aprenden a ver por ellos y la felicidad de su familia. Lo anterior no significa que aquellos emprendedores que no son padres carezcan de dichas habilidades, sólo que un padre debe conocerlas sí o sí.

Formas de ser un gran papá y emprendedor

Definitivamente, no es tarea fácil, pero es posible lograrlo. Así que si eres papá y estás gestionando un negocio o estás pensando iniciar uno, estas son algunas formas de organizar mejor tu vida para no perderte nada de ambos.

Ser emprendedor

Sé intencional

Definitivamente, no vas a pasar de ser padre a un gran empresario, para lograrlo se requiere dedicación, planificación y mucha práctica. Pero el primer paso para lograrlo es tener decisión y saber establecer prioridades.

Céntrate en la calidad no en la cantidad

Es común que pensemos que ser empresario significa no tener tiempo para nada, pasar de reunión en reunión, llamadas, correos, etc. Pero si echas un vistazo a las redes sociales de varios emprendedores populares, te darás cuenta de que no es cierto, que a pesar de tener empresas exitosas tienen tiempo para ir de compras, de vacaciones o hasta de leer un libro.

¿Cómo es posible? Resulta que si tratas de centrarte en muchas actividades a la vez, descuidarás muchas cosas. Así que no debes mezclar todo, aprende a separar el trabajo y la familia o tu vida personal. Así podrás enfocarte completamente en cada uno en los momentos indicados.

Trata de mantener un equilibrio, todo se puede con un poco de organización. Trata de establecer horarios específicos para trabajar, asigna tus días libres y vacaciones para organizar el trabajo y no dejar nada pendiente, además comunícalo a tus socios, clientes o trabajadores.

Aprende cuándo debes dejar de trabajar

Relacionado con el anterior. Es cierto que tener un negocio propio significa que estás a cargo de todo y eres responsable de todo lo que pasa en la empresa, por lo tanto es difícil saber cuándo debes detener el trabajo. Pero si no sabes organizar, tendrás poco tiempo para cosas importantes.

Trabaja con las personas adecuadas

Para mantener un equilibrio entre tu trabajo y la familia, es necesario tener a tu lado a los empleados o socios correctos. Es decir, procura tener trabajando contigo a personas eficientes, que te ayudan a entregar el trabajo a tiempo y que saben tomar decisiones.

Siempre trata de incorporar a tu equipo a personas que entiendan la importancia del tiempo, la responsabilidad y la organización.

Lo mismo pasa si estás en busca de un socio, encuentra a alguien de confianza que sea capaz de encargarse cada vez que no puedas estar presente.

No temas delegar

Una de las cosas más difíciles cuando se tiene un negocio es aprender a delegar, en ocasiones creemos que es más sencillo si nos encargamos de todo nosotros mismos. Pero llega un momento en la vida de tu negocio que no puedes abarcar todo y si no aprendes a delegar, tu vida personal se acabará. Sin duda, los dos puntos anteriores, son los que te ayudarán a confiar en tu personal y lograr trabajar en equipo.

Comparte el viaje del emprendimiento con tus hijos

Cuando estás ejecutando un negocio, no dudes en compartir tu sabiduría con ellos. Comparte tu perspectiva y muéstrales tu trabajo para que puedan entender más sobre tu trabajo y las responsabilidades que tienes. Esto causará empatía, además de que será una excelente forma de motivarlos y plantar la semilla del emprendimiento y la innovación desde pequeños.

papás emprendedores

Piensa en tu negocio como un medio y no como un fin

Recuérdate constantemente que el dinero y tu negocio no son el objetivo final, sino tu felicidad y la de tu familia. Un negocio es un vehículo para tener una mejor calidad de vida, así que no dejes que tu negocio se apodere de toda tu vida.

Enfócate en algo que te apasiona

Será más sencillo organizarte y priorizar si tu negocio te apasiona. Dedícate a algo en lo que eres realmente bueno, de esa forma tu trabajo será algo que disfrutes, lo cual te ayudará a organizarte, enfocarte y trabajar de forma efectiva.

Ser padre no significa que tu negocio deba esperar, o al revés, no significa que sacrifiques a tu familia por el éxito de tu negocio. Toma en cuenta estos puntos para mantener equilibrio en tu vida y no tendrás problemas para ser un buen padre y emprendedor.

¿Eres empresario y padre? Compártenos tu historia sobre cómo logras mantener el equilibrio.

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify