Cuándo desconectar y trucos para hacerlo

Cuándo desconectar y trucos para hacerlo

Uno de los grandes problemas de los emprendedores, como tú, con tu tienda online en Shopify, es que son bastante adictos al trabajo, hasta el punto de que puede ser peligroso para el negocio e, incluso, para su propia salud.

Es importante desconectar cada cierto tiempo y poder descansar la mente de tanto ir y venir del negocio en el que estás. Esto tiene numerosas ventajas, empezando por que mejora tu salud y tu humor.

A continuación, te muestro algunas ideas acerca de cuándo deberías desconectar, y qué trucos pueden ayudarte a hacerlo. Porque, sí, el simple hecho de saber que hay que hacerlo, no es suficiente para lograr apartar de la mente el negocio en el que estás.

 Vacaciones y desconectar

¿En qué momentos hay que desconectar?

La pregunta de “¿en qué momento debo desconectar?” es una de las más difíciles de responder, porque depende enormemente de tu situación personal. Sin embargo, creo que puedo dar algunas claves que pueden resultar relevantes a este respecto.

En general, deberías contar con un calendario en el que pudieras contar con días libres. Tú eres tu propio jefe, y muchas personas confunden esto con tener que ser esclavo de uno mismo.

Sé que es difícil, pero deberías reservarte un día a la semana para descansar como mínimo, y, además, un par de semanas de vacaciones para poder relajarte tanto como sea posible, lejos del ruido habitual que acaba machacándote la cabeza.

No obstante, sé que eso es difícil para algunos, especialmente la parte de dejar un día libre a la semana. Sobre todo, es difícil en los momentos en los que se está iniciando un negocio o se están implementando nuevas ideas.

El emprendedor tiene la necesidad de estar ahí constantemente para resolver cualquier problema que surja. Pero, créeme, no es tan necesario que estés ahí, y, aunque seas el único que puede hacerlo, puedes esperar un poco.

Y no solo puedes esperar, sino que, en más de una ocasión, deberías esperar. Si no tienes la mente relajada y sin sobrecargas, es probable que no elijas de la mejor forma posible. Así que date un respiro. Tranquilo: No se acabará el mundo.

Sin embargo, aclarado que necesitas tener un horario con momentos en los que haya espacio para la relajación, también hay otro tipo de momentos en los que hay que desconectar.

Estos otros momentos no se pueden prever a largo plazo, y no pueden estar marcados en el calendario, sino que, en muchas ocasiones, es el propio cuerpo el que los pide. Y debes hacer caso a tu cuerpo.

Se trata de momentos en los que no puedes con todo, en los que tienes crisis de ansiedad y en los que rozas el punto de caer enfermo o llegar a la depresión (y si no te ha ocurrido, espero que lo tengas en cuenta para detectar los síntomas).

En esos casos, por supuesto, debes dejar de trabajar. Delega algunos procesos, o pon en standby lo que estés haciendo, y date unos días para respirar, alejarte del ruido que genera tu negocio, y descansar.

Cuando vuelvas, lo verás todo con mejores perspectivas.

Por cierto, esos momentos suelen ser los que indican que has llegado al punto máximo de lo que estás haciendo, y que necesitarías incluir a alguna persona en tu negocio en la que delegar cargas de trabajo.      

Haz caso a tu cuerpo, que es sabio.

 

Está bien… Pero me cuesta quitarme el negocio de la cabeza

Ahora bien, aclarados los momentos en los que hay que descansar, ¿cómo hacerlo? Muchos emprendedores se dedican esos días que he mencionado anteriormente, pero son incapaces de desconectar su mente del trabajo.

Es cierto que, aunque tengas la mente en el trabajo, estás desconectando parcialmente y tienes una cierta recuperación. Sin embargo, para sacar el máximo partido a la desconexión, ésta debe ser total, y apartar tu negocio de tu mente durante lo que dure.

 

Apaga el móvil y el ordenador

La primera de las medidas radicales que tendrías que tomar (radicales para la mayoría de los emprendedores, aunque es de una facilidad pasmosa), es la de apagar el móvil y el ordenador.

De hecho, como veremos a continuación, uno de los puntos más importantes es viajar. Pues, en el caso de que viajes, te recomiendo que no te lleves el ordenador. Déjalo en casa, y llévate solo el móvil por si hay alguna urgencia, pero no lo utilices.

Desactivar todo tipo de contacto con el mundo real durante un plazo de tiempo razonable te ayudará a aislarte y a que tu mente se relaje, que es justo lo que necesitas. De nada sirve tomarte un descanso si vas a estar atendiendo llamadas de clientes y proveedores.

Además, desconectar del móvil y el ordenador te ayudará a encontrarte de nuevo con el mundo. Sí. Es pasmoso cómo cambia todo cuando no utilizas el móvil o el ordenador durante una temporada. Ves cosas que antes no veías.

 

Disfruta de tu familia o pareja

Aprovechando que desconectas, ya sea de viaje o en tu propio hogar, deberías aprovechar para dedicar algo más de tiempo a tu pareja o a tu familia, dependiendo del caso en el que te encuentres.

Y es que, lamentablemente, los emprendedores, incluidos los que desarrollan tiendas online en Shopify, tienen cierta tendencia a ser obsesivos con su trabajo, dejando en segundo lugar aspectos importantes de la vida, como la pareja o la familia.

No solo será bueno para tu relación familiar o de pareja (pocas cosas pueden ser más dolorosas que no hacer caso a la familia o la pareja y darte cuenta tarde), sino que será bueno para ti en lo personal.

Así, incluso desde un punto de vista egoísta, será recomendable que prestes atención a tu pareja o a tu familia, porque te ayudarán a desconectar la mente del trabajo… ¡Y descubrirás lo que te pierdes cuando estás demasiado enganchado al trabajo!

Con un poco de suerte, te resultará lo suficientemente atractivo como para que, cuando vuelvas al trabajo, no lo hagas con el mismo grado de adicción, y sigas dedicándoles tiempo a los más importantes de tu hogar.

 Desconectar en vacaciones

Viaja (si puede ser, lejos)

Para mí, el punto más relevante. Viajar es muy importante, porque la mente siente que se aleja de aquello a lo que está enganchada (es decir, del trabajo, representado por el lugar en el que trabajas).

No es casualidad que cuando hay algún centro de desintoxicación de alguna droga, éste se sitúe en lugares alejados de las ciudades, en entornos de paz y tranquilidad. La idea es que haya distancia física respecto a lo que genera la adicción.

Y, en el caso de los emprendedores, la adicción suele ser al trabajo. Por lo tanto, alejarte de tu hogar o de tu oficina, será una gran oportunidad para desconectar totalmente. Y, mientras más lejos, mejor.

Puedes darte unos días de descanso y quedarte en tu casa, sí. Pero no estarás igual de relajado. Los cambios son positivos. Además, te irá bien respirar aire puro o ver el horizonte en la playa.

Créeme, es una mejor forma de descansar la mente.

 

Recibe masajes

¡Los masajes son importantísimos!

Pocas cosas hay más relajantes que un masaje, así que te recomiendo que, viajes a donde viajes, o estés en la situación que estés cuando te propongas desconectar, optes por ellos.

Cuando te están dando un masaje, el cerebro segrega endorfinas, que te relajan y te hacen sentir bien, dando placer. Esto es justo lo que necesitas para recuperarte anímicamente, después de tanto estrés generado por el trabajo.

Mi recomendación es que no pierdas la oportunidad de recibir un masaje diario durante el tiempo en el que estés de vacaciones, porque los resultados se notan casi instantáneamente.

               

Haz ejercicio

Otra forma muy útil de liberar la mente del estrés y alejar la idea del trabajo (que, al fin y al cabo, es lo realmente difícil, porque dejar de trabajar es bastante fácil), es hacer ejercicio.

Cuando haces ejercicio, te mantienes focalizado en él, y no prestas atención a otras ideas que puedan rondarte la cabeza. Todo el cuerpo, incluido el cerebro, se enfoca en lo que estás haciendo, que es el ejercicio.

Este es un funcionamiento heredado del pasado: Si tenías que huir de un león, mejor que no estuvieras pensando en cuántas bayas ibas a poder coger al día siguiente. Mejor estar centrado en huir del león y ya pensarás en las bayas después.

Aprovecharse de este funcionamiento del cerebro puede ser la mejor opción para alejar momentáneamente el trabajo de la mente. De hecho, muchos emprendedores no lo reservan para sus vacaciones, sino que lo practican a diario.

Dedicar una horita al ejercicio cada día, te ayuda a liberar la mente y, cuando vuelves al trabajo, ser más productivo. Además, como también liberas endorfinas al hacer ejercicio, te ayuda a hacerte sentir bien en general.

 

Medita

Otra opción interesante es la de meditar. Son muchos los emprendedores que dedican parte de su tiempo a hacerlo, y no solo cuando están de vacaciones, sino a diario (como en el caso del ejercicio).

En tu caso particular, si no lo haces habitualmente, el momento de las vacaciones, cuando estés desconectando, puede ser un buen momento para empezar. Con un poco de suerte, cuando vuelvas al día a día normal, puedas mantener este hábito.

La meditación es muy positiva, porque contribuye a relajar la mente y “vaciarla” de cualquier contenido, lo que permite que se refresque, por decirlo de algún modo. Y eso es justo lo que deberías estar buscando cuando desconectas del trabajo.

Además, conviene señalar que hay muchos estudios científicos que han demostrado que la meditación tiene un impacto positivo en la salud, llegando al punto de la autosanación. Así que no pierdas la oportunidad de meditar. Al menos, pruébalo.

 

Lee una novela

Por último, está la opción de leer una novela.

Y puede que te preguntes: ¿Por qué una novela y no otra clase de libro?

Fácil: Porque necesitas evadirte.

De nada te servirá irte de vacaciones y leerte un libro de análisis sectorial del mercado en el que estás trabajando, ni la biografía de Elon Musk.

Si optas por esa clase de libros, tu mente no se desprenderá del trabajo. Cada cosa que leas estará relacionada con tu trabajo del día a día, y seguirás con el estrés del que estás intentando librarte.

Sin embargo, si lees una novela, especialmente si es fantástica o de ciencia ficción, podrás evadirte de todo ese estrés, y ocupar tu mente con otros elementos ajenos a tu día a día.

Además, es un buen momento para leer esos libros de los que tan bien habla la gente, pero que no has tenido oportunidad de leer durante todo el año, por lo centrado que estás en tu negocio.

 

Como puedes ver, desconectar del trabajo y del negocio en el que tienes la mente cada día es muy importante. Si no lo haces, te encontrarás con problemas de salud y con problemas en tu propio negocio, que generarán otros problemas, como familiares o con las amistades.

Recuerda que lo primero es dormir bien y descansar. Aplicando esto de una forma más extensa: Lo primero es tu salud, y una parte fundamental de la salud es estar tranquilo y con la mente clara, para lo cual es necesario desconectar ocasionalmente.

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify