Cómo diseñar tu plan de Social Media

Cómo diseñar tu plan de Social Media

 Plan de Social Media

En el artículo de hoy aprenderás a diseñar tu plan de Social Media, porque, aunque muchas personas creen que solo hay que tener unas cuentas en las redes sociales y publicar tus contenidos, lo cierto es que se requiere una mayor estrategia.

Tener presencia en las redes sociales implica actividad y, sobre todo, transmitir una determinada forma de ver el mundo y la realidad. Implica transmitir la filosofía de vida que tiene tu empresa.

Es por ello que, si de verdad quieres sacar partido a las redes sociales, y no tener una presencia testimonial en ellas, te interesa actuar de forma inteligente, y, para ello, se hace imprescindible contar con una buena estrategia.

Define objetivos generales

Lo primero que tienes que hacer al crear un plan de Social Media, es definir los objetivos generales que vas a tener. Y es que, en el mundo del emprendimiento online, un error muy frecuente es empezar a utilizar las redes sociales sin pararse a pensar qué se quiere conseguir.

Los objetivos que se pueden buscar a través del Social Media son de lo más variados. A continuación, puedes leer algunos objetivos comunes que existen en la gestión de las redes sociales, aunque puede haber más (al fin y al cabo, es un ámbito muy amplio).

Por un lado, puedes tratar de conseguir una mayor cantidad de tráfico para el blog de tu tienda online, lo cual te puede ayudar a conseguir mejores resultados en el SEO, por ejemplo.

Otra opción es tratar de conseguir ventas, que, aunque las redes sociales no tienen un ROI demasiado elevado, si se realiza una buena gestión sí pueden llevarte compradores hacia tu tienda online.

También está la opción de querer conseguir branding, y, precisamente, este es uno de los objetivos que más frecuentemente se persiguen en el ámbito de las redes sociales.

En fin, lo primero que tienes que hacer es definir unos objetivos generales para que todo el plan posterior esté adecuadamente dirigido a la consecución de dichos objetivos.

Establece las redes sociales necesarias

Redes Sociales

Una vez tengas claros los objetivos que buscas en términos generales, puedes plantearte cuáles son las redes sociales más oportunas para conseguir dichos objetivos, puesto que no todas las redes sociales son iguales.

Por ejemplo, en cuanto al branding, una buena opción es Instagram, aunque dependerá de los productos que vendas. Recuerda que esta es una red netamente visual, por lo que tus fotos deberán tener buena calidad y ser agradables a la vista para atraer más seguidores.

Generalmente, las empresas que utilizan Instagram para dar a conocer sus productos generan una muy buena imagen de marca, porque van dando a conocer sus productos de una forma muy elegante, y eso es positivo.

Sin embargo, por ejemplo, esa red social no es especialmente buena para convertir en ventas, algo que sí permite hacer mejor Facebook.

En cuanto a la obtención de tráfico, Twitter es una buena opción, porque es mucho más fácil que los contenidos que compartes (los posts de tu blog, por ejemplo) se hagan virales.

En definitiva, tienes que seleccionar adecuadamente las redes sociales, porque no todas las redes sociales son igual de útiles a la hora de conseguir los diferentes objetivos que te hayas planteado.

Define tu audiencia en cada red social

Una vez tengas las redes sociales elegidas, tienes que ver qué audiencia específica quieres atacar dentro de cada una de esas redes sociales. Y es que las personas que utilizan Facebook no son las mismas que utilizan Snapchat.

Cuando ya tengas las redes sociales seleccionadas, debes determinar cómo vas a enfocarte al público que habrá dentro de esas redes sociales y que tiene la potencialidad de comprarte.Por ejemplo, si te enfocas a un público joven, es probable que te interese más enfocarte a Snapchat que a LinkedIn.

Audiencia

No obstante, una vez hayas hecho esa segmentación, y tengas tres o cuatro redes sociales a las que atacar, también tienes que definir lo mejor posible el “buyer persona” específico que habrá dentro de cada red social.

De esta forma, estarás únicamente en aquellas redes sociales que te resultarán útiles, en virtud del tipo de persona que suele utilizarlas y del target que mejor puede responder a tus necesidades. En definitiva, estarás atacando al mejor público posible por partida doble.

Establece objetivos específicos

Luego de elegir las redes que mejor se adapten a las necesidades de tu marca, te toca definir los objetivos específicos que deseas alcanzar en cada una.

Por ejemplo, puede que quieras estar en Instagram para mejorar tu branding, pero, al utilizar Twitter, puede que lo que quieras sea conseguir más tráfico.

Por lo tanto, tienes que definir esos objetivos y establecer los objetivos que quieres conseguir en términos de métricas, como por ejemplo: la cantidad de followers que quieres conseguir en un determinado plazo de tiempo.

Estas metas son útiles porque te permiten tener un foco claro que te permita ir avanzando. De lo contrario, puedes estar realizando diferentes acciones en las redes sociales sin tener ningún norte que te indique hacia donde vas.

Selecciona KPIs relevantes

KPIs

Con lo anterior, puedes empezar a seleccionar las KPIs (Key Performance Indicators o Indicadores Clave de Desempeño) más relevantes para medir tu avance hacia la consecución de los objetivos específicos que te has marcado, que te permitirán alcanzar los objetivos generales de tu plan.

Los KPIs relevantes pueden ser el grado de engagement que tienen tus contenidos, medidos en términos de me gusta y share, o la cantidad de seguidores nuevos que vas recibiendo semanalmente.

Estas KPIs dependen por entero de los objetivos que te hayas planteado, por lo que no se te pueden aconsejar a priori los que deberías medir. Simplemente, dependiendo de lo que quieras, tienes que seleccionar unos u otros.

No obstante, es importante entender que, en algunas ocasiones, no solo tendrás que fijarte en las KPIs de las redes sociales, sino también en las KPIs de tu tienda online. Por ejemplo, cuando tu objetivo es conseguir ventas a través de las redes sociales.

Otro aspecto importante es que te fijes en las KPIs cualitativas, también, y no solo en las cuantitativas. Por ejemplo, una KPI cualitativa puede ser cuántos influencers te mencionan o te retuitean, porque eso hace una gran diferencia en términos de branding.

Debes tener todos esos aspectos en cuenta y, si no tienes mucha experiencia al respecto, es recomendable que optes por buscar alguna guía sobre cómo definir adecuadamente KPIs.

Define tu estrategia de contenidos

contenidos

Una vez tengas todo lo anterior claro, tienes que pasar a definir tu estrategia de contenidos, que es la que te permitirá conseguir los objetivos específicos que te hayas marcado para cada red social, y también los objetivos generales.

Como puedes suponer, cada red social tiene que tener una estrategia de contenidos diferente y orientada a conseguir los mejores resultados posibles. El contenido visual de Instagram no es el mismo que los 140 caracteres de Twitter, como puedes imaginar.

No hace falta que se explique aquí los diferentes tipos de contenidos existentes y cuáles deberían ser sus objetivos, puesto que eso tiene más que ver con la definición de un plan de marketing de contenidos.

Sin embargo, sí es importante señalar que el plan de contenidos con el que trabajes debe estar siempre muy relacionado con el Social Media, en la medida en que ambos se retroalimentan, y te interesa sacarle el máximo partido a las sinergias que se dan entre ambos ámbitos del marketing online.

Analiza y adapta

Por último, y como sucede en todas las áreas del marketing online, es importante analizar en todo momento qué es lo que estás haciendo y cómo está funcionando, y, a partir de ahí, adaptar.

En algunas situaciones, puedes darte cuenta de que el plan que habías definido en primer lugar, no resulta lo suficientemente interesante para cumplir los objetivos marcados, por lo que debes ser capaz de cambiar el plan para cumplirlos.

Por otro lado, puede que mientras estás trabajando en el plan, descubras pequeños datos que te den ideas acerca de cómo mejorar, todavía más, la consecución de ciertos objetivos. Y eso hay que aprovecharlo.

Como puedes ver, para tener una buena presencia en las redes sociales, se hace imprescindible tener un buen plan estratégico. ¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que es importante tener una estrategia para las redes sociales? ¿Crees que no? ¿Quizá te parece que esta forma de desarrollar una estrategia en Social Media no es la mejor? ¡Cuéntalo en los comentarios y se te responderá a la mayor brevedad posible!

Acerca del autor:
Antonio Godoy

 

Antonio Godoy navega en el marketing online y el emprendimiento digital para www.antoniogb.es , y es amante de los perros, la lectura y la discusión creativa.

 

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify