Blogs de Shopify

Cherry Pink: Moda irresistible

Claudia Magdaleno - Cherry Pink

Claudia Magdaleno ahorró 4000 pesos, y los mezcló con una determinación férrea, una astucia comercial innegable y una disciplina de monje budista para labrarse su propio futuro: Cherry Pink. Uno de los casos de e-commerce más excepcionales de México. Su historia ha sido promovida por el propio gigante Facebook, como ejemplo de crecimiento y emprendimiento usando el poder de las redes sociales. Claudia nos narra en este relato el paso a paso de su éxito, y nos confiesa - sin rubor y con alegría - que es una fanática conversa de Shopify, plataforma a la que le agradece haber salvado su negocio. 

Hace diez años en México una joven dijo “quiero labrarme mi camino” y fue el acto más brillante y valiente que podía haber decidido. Claudia Magdaleno tenía 19 años de edad y era estudiante con un trabajo a tiempo parcial cuando decidió dejar de ser empleada de otros y convertirse ella misma en fuente de riqueza y prosperidad. Una proeza que para muchos se antoja imposible, pero que para esta emprendedora mexicana terminó siendo una realidad, gracias a su tesón y su buena cabeza. 

Su proyecto se llama Cherry Pink, y hoy en día es uno de los e-commerce de referencia en el mercado de la ropa online en México. Con ella tenemos la oportunidad de conversar y descubrir por qué su historia de éxito ha sido tan popular en los medios mexicanos y en las redes sociales, y sobre todo, cuál es el corazón y la filosofía que mueven a Cherry Pink

De cero al Cielo

Cherry Pink nace como una página de ventas en Facebook, más bien como un perfil de ventas. “Yo la verdad es que al principio lo hice muy mal - se ríe Claudia recordando esas primeras fases de su proyecto - Cherry Pink era un perfil… ni siquiera una página… un perfil normal de Facebook. Desde ahí iba agregando amigos y más amigos. Gente que me recomendaban, todo por boca a boca. Fue así que comencé a vender”; unas ventas que le permitieron a Claudia alcanzar una sustentabilidad base para su comercio. En dos platos: se mantenía de milagro. Pero se mantenía. Algo increíble si pensamos que Cherry Pink nace con apenas 4000 pesos mexicanos de inversión, apenas un poco más de 200 dólares. 

“Yo era estudiante de marketing. Tenía 19 años y ya sabía que quería tener mi propio negocio. En aquel momento trabajaba a tiempo parcial y apenas sacaba unos 2000 pesos al mes. Eso me daba para transporte y alimentación y poco más. Así que fue un proceso largo el poder ahorrar. Me tomó un tiempo. Pero logré juntar unos 4000 pesos y con ello, compré mi primer lote de prendas”, recuerda Claudia como si aquello hubiese pasado casi en un sueño. 

Claudia revisando prendas de vestir.

“Para mí, que en ese momento estaba incursionando en el e-commerce pero del otro lado de la pantalla, del lado del cliente, era importante la comodidad. Yo no tenía mucho tiempo como para salir a comprar, así que los domingos me conectaba a las tiendas online, con mi pijama, y disfrutaba de ver la ropa que me quería comprar. Fue ahí donde me di cuenta del poder de la venta online. Y aún hoy en día cuando planeo algo en Cherry Pink siempre pienso que el estándar es imaginarme a la clienta en pijama, disfrutando en su casa de ver las prendas. Ese es mi target.” y bajo este concepto de ofrecer una experiencia relajante, de disfrute y de comfort, Claudia ha construido toda su marca y ha optimizado su espacio online en función a ello. 

Para esta emprendedora mexicana la idea de “ir de compras online” tenía que reportarle a las potenciales compradoras la mismas satisfacción y experiencia que si fueran en vivo y directo a las tiendas, con el agregado de la comodidad de estar en sus hogares. Una filosofía que ha llevado a Claudia a perseguir la excelencia a nivel gráfico en la presentación de sus productos y a construir una historia detrás de cada prenda “La idea es que las fotos sean super completas, que muestren todos los ángulos, que sientas que estas conociendo el producto de verdad, que sea irresistible. Queremos que la experiencia de compra sea irresistible. De hecho, no sé si has notado que cada bikini, cada producto, tiene su nombre y ese nombre representa algo, representa la idea de ese producto y nosotros intentamos que esa idea encaje en la personalidad de una potencial clienta, que haga click en él.”

Una comprensión integral de su negocio como experiencia de marca que le ha dado una considerable ventaja competitiva y le ha colocado muy por encima de otras tiendas online de ropa “Yo en ese momento lo que hice, sin saberlo, fue crear una estrategia que le daba valor a los contenidos. No era solamente ofrecer las prendas, sino dar también consejos, sugerencias, comentarios, agregar valor y construir una comunidad. Lo hicimos con cero anuncios en Facebook, cero publicidad paga. Yo te puedo garantizar que estuvimos cinco años creciendo solamente gracias a la calidad del contenido que creamos para la comunidad”, explica. Y ha valido la pena con creces. Este comunidad, que tan dedicadamente Claudia ha buscado construir, es de más de 900.000 personas en Facebook. Una base comercial simplemente espectacular. 

Cruzando el Desierto 

Pero con un perfil de Facebook, o con su posterior fan-page, no era suficiente y Claudia lo sabía. Necesitaba dar el salto a una herramienta que le permitiese consolidar su marca y rentabilizar su modelo de negocio y para ello existía una sola opción.

“Yo fui una de las primeras que vendió por Facebook y que lo hizo bien. Y cuando digo bien lo digo porque uno no puede quedarse ahí solamente, había que dar el salto. Hay muchas tiendas que aún siguen solamente en Facebook, pero nosotros supimos transformarnos en un e-commerce completo.

Página de Facebook de CherryPink

Para Claudia este proceso fue algo natural. Su formación de mercadotecnia y maestría en e-commerce la empujó a buscar ejemplos, a compararse con las tiendas online que mejor estaban rankeadas en el mundo. Y las estudió, y se decidió a buscar un programador que le ayudara a crear su propio e-commerce.

“Yo siempre veía ejemplos de otras marcas en Estados Unidos y en Australia y veía sus páginas de e-commerce, y me dije: eso es lo que yo necesito y lo que quiero. No tengo conocimientos de programación, pero si tenía un amigo programador y eso fue lo primero que intenté. Le pregunté, dime ¿Qué página me recomiendas? Me recomendó OpenCart y luego probé Woocommerce, ambas me parecieron un dolor de cabeza. Con OpenCart me funcionó mejor al principio, pero me frustraba mucho que yo le decía a mi programador “¡Oye se me ocurre hacer un contador arriba que le diga a los clientes que si compran antes de dos horas tendrán descuentos!” y el me contestaba que eso era muy complejo de hacer o que no podía hacerlo al momento. Al final yo dependía completamente de sus tiempos y de su disponibilidad. Era frustrante no poder innovar. Y fue el mismo programador que me dijo “Oye sabes que… con Shopify puedes agregar lo que quieras, por tu propia cuenta”. Y así conocí Shopify. 

Lo que Claudia no sabía era que su proyecto estaba apunto de enfrentarse a su mayor desafío: el proveedor principal de las prendas que más vendía, acababa de decidir vender él directamente en México. 

“Fue un momento muy duro”, y fue precisamente en ese momento de crisis que Claudia decidió relanzar su marca. Y lo haría luchando contra el que era, hasta el momento, uno de sus principales proveedores. Una misión titánica que emprendió con un arma secreta: tomó la decisión de cambiar hacia Shopify. Y fue aún más allá: ¡montó ella misma su propia página!

“Yo me hice mi página. No te lo digo porque me estés entrevistado ahora, te lo digo de verdad, yo amo Shopify. Es muy intuitivo y muy fácil. Una de las grandes ventajas de Shopify es que puedes agregar lo que quieras.Yo hice mi página de cero, poco a poco, tardé quizás más que si hubiese buscado a un programador, pero la hice yo y a mi gusto. Shopify salvó mi marca”

Una de las grandes ventajas de Shopify es que puedes agregar lo que quieras. Es super intuitivo. Claudia Magdaleno, fundadora de Cherry pink.

Hacia la próxima frontera

Las métricas no mienten: Cherry Pink con el apoyo de Shopify está mejor que nunca. Sus cifras de ventas han aumentado y para Claudia la posibilidad de poder lanzar promociones al momento, instalar apps que considere útil o novedosas, llevar los registros de su negocio en sus dispositivos móviles y en general, manejar todos los aspectos de su tienda de una manera intuitiva, son valores claves que le aporta Shopify y le permiten enfocarse en lo que de verdad le importa: hacer crecer su negocio. 

“En este momento trabajamos con bastantes proveedores, intentamos que la sección tenga productos nuevos todas las semanas, nos parece que es irresistible que cada vez que tu entras en una tienda te encuentres con nuevos productos. Una colección por semana es un verdadero desafío. La clave de lo que hacemos es traer poco de muchos modelos, y si vemos que está funcionando bastante bien, reponemos rápidamente” algo que es posible para Cherry Pink por la solidez que le aporta Shopify como plataforma. 

Desde el año pasado Claudia y su sueño, ahora convertido en un potente e-commerce con prestigio incuestionable en México, han comenzado a abarcar el mercado global. Cherry Pink ya distribuye internacionalmente. Un nuevo desafío que sabemos que Claudia abordará con la pasión, el compromiso, la cabeza y la disciplina que le han hecho un ejemplo a seguir de emprendimiento, innovación y construcción de marca. 

 

Equipo CherryPink
Claudia Magdaleno con el equipo Cherry Pink

Y recuerda, te invitamos a comentar con nosotros tus ideas, propuestas de negocio o proyectos de emprendimiento. Puedes contactarnos directamente a través de nuestro blog, o en nuestras redes sociales. ¡En Shopify somos una comunidad de aliados dedicados a una misión: ayudarte a hacer crecer tu negocio! 


¿ Tienes una idea de negocio?

Comienza a usar Shopify gratis por 90 días, sin necesidad de ingresar los datos de tu tarjeta de crédito


Publicado por Pablo Golán, editor en jefe del blog de Shopify en español y responsable de marketing de contenidos y localización para España y Latinoamérica.

 

Mapa de categorias: