Características de un buen analista web

Características de un buen analista web

En el artículo de hoy, vamos a hablar de cuáles son las características con las que debe contar un buen analista web. Es decir, alguien que está interesado en trabajar en la analítica web y en todo lo relacionado con este sector tan importante para el marketing.

Como puedes suponer, este es un valor importantísimo para ti, tanto como dueño de una tienda online en Shopify, como si quieres dedicarte a ese campo de trabajo. En el primer caso, para saber a quién contratar, y, en el segundo, para saber cómo formarte.

Ten en cuenta, no obstante, que no todas las características aquí mencionadas tienes que tenerlas tú de una forma espectacular, y que hay otras características útiles que, por razones de espacio, no podré abarcar.

 

Pasión por los datos

La primera característica que debe tener un buen analista web es contar con una auténtica pasión por los datos. En general, todo buen trabajador tiene que tener pasión por lo que hace, pero, en el caso del analista web, esto es todavía más evidente.

Un analista web va a tener que pasarse muchas horas trabajando con diferentes paneles repletos de datos y, francamente, cualquiera que no tenga la suficiente pasión y obsesión por ello, puede acabar loco.

Seguramente tú, como gestor de una tienda online en Shopify, tengas alguna idea de analítica web, y hayas trabajado en ello durante algún tiempo. Así que sabes de lo que estoy hablando.

¿Cuánto tiempo puedes pasar tú realizando tareas de analítica web? Seguramente, no demasiadas horas. Al cabo de un tiempo, acabas con la cabeza echando humo, porque no todos los cerebros están hechos para trabajar tanto con datos.

Así que, lo primero que tienes que mirar cuando vayas a contratar a un analista web, es si tiene esa mentalidad apasionada por los datos. Si no la tiene, quizá deberías buscar a otra persona.

 

Capacidad para detectar insights

Otra de las claves para saber si alguien es un buen analista web o no, es comprobar su capacidad para detectar insights. Los insights son como pequeños destellos de luz que aportan buenas ideas para llevar a cabo a partir de los datos.

Por su naturaleza, los insights son una especie de serendipia, por lo que, para aprovecharlos, se hace imprescindible que la persona que está al cargo sea capaz de darse cuenta de estas coincidencias y casualidades que pueden resultar en provecho de la empresa.

No te interesa una persona que se limite a revisar cómo aumentan las visitas y las ventas. Te interesa una persona que sea capaz de ver que, aumentando el tiempo de estancia en la página, se aumentan las ventas.

Detectar ese tipo de correlaciones y hacer experimentos para ver si existe causalidad, es imprescindible para lograr hacer crecer la empresa, y es trabajo del analista web (del buen analista web) encontrar esas causalidades que pueden conducir a grandes resultados.

Por lo tanto, lo segundo que tienes que mirar a la hora de contratar a un analista web, es si tiene esa capacidad de detectar los casos de serendipia, más allá de la simple revisión de los datos que da la herramienta que está utilizando.

 

Mentalidad científica

Otra de las características que tiene que tener un buen analista web es la mentalidad científica. Esta es una característica que comparte con el growth hacker (que también tiene que tener muchos conocimientos de analítica web).

La mentalidad científica es la que permite llevar a cabo experimentos y determinar qué causa qué. Es decir, es necesaria para lo mencionado en el apartado anterior. Se necesita mentalidad científica para ir más allá de la simple correlación entre dos datos.

Hacer experimentos puede parecer muy sencillo, pero lo cierto es que existe toda una metodología muy seria detrás que, por un lado, hay que conocer (y poca gente conoce), y, por el otro, hay que saber aplicar.

Y, en ocasiones, no es tan solo que aplicarla no sea sencillo (que no lo es), sino que requiere unas ganas terribles, porque hay que aislar muchos datos y probar muchas cosas distintas, y no todo el mundo tiene esa capacidad de concentración y obsesión.

Por lo tanto, cuando vayas a contratar a un analista web, te recomiendo que evalúes si tiene los suficientes conocimientos sobre metodología científica, y si tiene esa pasión por la ciencia que le permitirá realizar experimentos durante horas para sacar conclusiones válidas.

 

Capacidad de trabajo en equipo

Otra de las características que debe tener un buen analista web es la capacidad de trabajar en equipo. Y este es un punto fundamental, porque, al fin y al cabo, lo que descubre un analista web, luego debe implementarse para dar resultados.

Por ejemplo, supongamos que un analista web descubre que, cuando se utiliza un content locker en los contenidos del blog ofreciendo una promoción, éstos tienden a compartirse un 30% más.

En ese caso, lo que hay que hacer es utilizar más content lockers y ofrecer más promociones, y, para ello, tendrá que hablar con los encargados de publicar contenidos en el blog, y explicarles por qué deberían hacerlo.

Este es solo un ejemplo, pero, teniendo en cuenta que el trabajo del analista web consiste en analizar todo lo relacionado con cómo funciona el negocio, es evidente que tendrá que explicar lo que ha descubierto a muchos de sus compañeros, para que actúen en consecuencia.

Por lo tanto, aunque los analistas web, por esa mentalidad tan “científica” suelen ser un poco más introvertidos, conviene que, cuando vayas a contratar a alguno, te fijes en si es capaz de trabajar en equipo.

Si contratas a un buen analista web que sabe explicar a los demás miembros del equipo qué deberían hacer en virtud de lo que él ha descubierto, tendrás un activo muy importante en tu empresa.

 

Dominio de diferentes herramientas

Otra de las claves para que un analista web sea realmente bueno y pueda aportar mucho valor a tu negocio, es que sea capaz de utilizar diferentes herramientas de analítica web.

Y es que, aunque Google Analytics es la herramienta y el servicio de analítica web más conocido (y muy útil), lo cierto es que existen muchas otras herramientas que aportan un valor extra que conviene tener en cuenta. Por ejemplo, KissMetrics.

Existen varias herramientas de analítica web que ofrecen diferentes calidades en la información. Por ejemplo, tal y como reza el slogan de KissMetrics, Google Analytics te dice qué hace la gente en tu web, pero KissMetrics te dice quién hace qué.

Es una información mucho más potente y que puede dar una cantidad de insights mucho mayor. Pero, por supuesto, es una información mucho más difícil de analizar.

Además, conviene señalar que este tipo de herramientas son caras. No ya solo en comparación con Google Analytics (que es gratis), sino en términos absolutos.

En cualquier caso, conviene que, cuando vayas a entrevistar a un potencial analista web, le preguntes si tiene experiencia en otras herramientas de analítica web, o solo utiliza Google Analytics. Probablemente, en este último caso, no te interese.

 

Fácil aprendizaje de diferentes sistemas

Una empresa tiene muchos otros sistemas automatizados, además de la web, como los CRM, y, en general, conviene tener conectados esos CRM a la web para que todo esté automatizado y no haya que hacer nada manualmente.

Estos CRM pueden ser de lo más variados, y conviene que el analista web sea capaz de entenderlos en el menor tiempo posible y ponerse a trabajar con ellos, para poder hacer relaciones entre los diferentes servicios y sacar insights.

De ahí que, cuando vayas a contratar a un analista web, debas preguntarle acerca de los CRM que conoce, con cuáles ha trabajado, y qué tan difícil le resulta adaptarse al uso de nuevos sistemas de este tipo.

 

Originalidad y creatividad

Este punto tiene bastante que ver con la capacidad científica, y es que, además de la serendipia, un buen analista web tiene que tener cierto ingenio y originalidad para ser capaz de diseñar experimentos que le permitan averiguar relaciones entre datos.

En el momento en que un analista web ha descubierto una correlación entre datos, debe pasar a observar si esa es una simple correlación, o, en realidad, existe causalidad. Para ello, debe plantear experimentos científicos.

Y, para llevar a cabo esos experimentos científicos de forma seria (es decir, por ejemplo, aislando todos los elementos que puedan influenciar en el experimento), es necesario una gran dosis de imaginación, originalidad y creatividad.

Por lo tanto, en el proceso de selección de tu analista web, no estaría de más que utilizaras algún tipo de test o examen para “medir” la creatividad del candidato. Si tienes un analista web creativo, te aseguro que tienes una mina de oro.

 

Cierta capacidad pedagógica

El mundo de la analítica web es un mundo complicado para el que no está versado en esos temas, por lo que conviene que la persona que esté encargada de estudiar todo lo relacionado con este tema, sea capaz de explicar lo que ve, descubre y conoce.

Es decir, el analista web tiene que tener cierta capacidad pedagógica para que pueda exponerte a ti el tipo de causalidades que ha encontrado y las razones por las que conviene hacer determinados cambios en la web.

Por supuesto, aquí entran en juego su capacidad de explicarse y tu capacidad de entender. Puede que tú seas un zote y él esté explicándose bastante bien, y por eso no entiendes nada.

En cualquier caso, debes tener en cuenta este punto a la hora de contratar a una analista web. Trata de que sea alguien que pueda explicar lo que sabe con sencillez y palabras que todo el equipo pueda comprender.

 

Como puedes ver, hay una enorme cantidad de características que permiten que alguien sea un buen analista web, y es algo que debes conocer tanto si quieres serlo, como si quieres contratar a alguien para tu tienda online en Shopify.

¿Y tú? ¿Crees que hay alguna otra característica que convendría mencionar? ¿Crees que hay alguna que sobre? ¿Has contratado a algún analista web? ¿En qué te fijaste? ¡Cuéntamelo en los comentarios y te responderé tan pronto como sea posible!

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify