Autónomo, protégete contra la explotación laboral

Autónomo, protégete contra la explotación laboral
Freelancer: Trabajo desde casa

El emprendimiento y el trabajo freelance pueden brindar grandes satisfacciones y ser una vía para encontrar tu propósito en la vida, por lo que creo que la gran mayoría de las personas que trabajan por su cuenta, afirmarían que las alegrías superan con creces las dificultades que pueden afrontar en el camino hacia el éxito de su negocio propio.

Sin embargo, el futuro de tu negocio y, por ende, tu fuente de sustento, dependerán de tu capacidad para reconocer estas dificultades y las notables diferencias que existen entre el trabajo autónomo y el empleo tradicional, en particular en los aspectos relacionados con el salario, la forma en la que te pagan y los recursos legales que tienes a tu disposición.  

Básicamente, dependerá de ti establecer mecanismos de protección jurídica y financiera propios, para así continuar disfrutando de todos los beneficios inherentes al trabajo freelance.  En este artículo te explicaremos cómo hacerlo.

¿Quieres intercambiar ideas y preguntas con otros comerciantes Shopify?

Únete a nuestra comunidad oficial de Shopify en español en Facebook.

Quiero unirme

¿Trabajador autónomo o explotado?

Sin pensarlo mucho, puedo enumerar unas cincuenta razones por las que trabajar como freelancer o de forma independiente es un sueño hecho realidad. Por ejemplo, puedo trabajar desde dónde y cuándo quiera; no le rindo cuenta a nadie, trabajo de la mano con mis clientes para desarrollar algún proyecto en particular, pero no les reporto; tengo poder de decisión absoluto sobre cómo se realizará una tarea y puedo expresar con franqueza mis opiniones sobre si una idea es buena o mala.

En experiencias previas en entornos laborales tradicionales, con frecuencia me metía en problemas por expresar mi punto de vista. Hoy en día, mi opinión es valorada. Sólo por esto, francamente no me veo volviendo a trabajar en un empleo formal, salvo que se me presente una oportunidad de esas que llegan sólo una vez en la vida, o me enfrente a circunstancias en extremo inusuales que me hagan reconsiderar esta decisión.

Sin embargo, estos beneficios tienen su precio y es importante que los freelancers los entiendan.

En Estados Unidos, existen una serie de leyes básicas del trabajo, establecidas durante el siglo XX, que protegen a los empleados asalariados y les garantizan entornos laborales seguros, compensación por lesiones ocurridas en el trabajos, horas de trabajo razonables, un salario mínimo, pago de sobretiempo para empleados no exentos, ausencias por reposo médico o asuntos familiares, derecho a formar sindicatos y a la contratación colectiva, protección contra el acoso, y derecho a un seguro de desempleo, paro forzoso o cesantía, si eres despedido o pierdes tu empleo por razones ajenas a tu voluntad.

Los freelancers, que forman parte de la clase creativa, pueden vivir por amor a su trabajo, pero existe poca evidencia de que ese amor sea correspondido. Los empleados autónomos son beneficiarios de muy pocas protecciones laborales y, en este sentido, la ley es clara: cuando trabajas por tu cuenta, esta obligación recae en ti.   Por ende, es importante que tomes esto en cuenta y establezcas tus propios mecanismos de protección con antelación, no sea que termines siendo víctima de una explotación rampante.  

Sueldos y salarios robados

sueldos y salariosComo es harto conocido, los trabajadores autónomos no están sujetos a las leyes del salario mínimo; sólo basta con dar un vistazo al mundo del trabajo freelance online actual. El mercado freelancer globalizado ha dado pie a una competición a la baja de los contratistas, e incluso cuando se ha acordado con el cliente una tarifa razonable por el proyecto, el riesgo de que no recibas la paga por tu trabajo es muy real y factible.

Para algunos esto puede ser simplemente el precio de hacer negocios, pero depende de ti decidir si un individuo independiente, que trabaja proyecto a proyecto, juega el mismo juego que las grandes corporaciones. En cualquier disputa salarial, la obligación de presentar las pruebas del caso, recaerá sobre ti.

Por ello, es importante que redactes contratos de trabajo y conserves prueba por escrito de los proyectos que realices, ya que esto estructura la relación laboral con tu cliente y puede serte útil en caso de que surja cualquier disputa salarial. En este sentido, convenir términos de un contrato con antelación, garantiza que ambas partes estén en sintonía con lo acordado y le otorgan legitimidad al trabajo que realizas a los ojos de tu cliente, además que contribuyen a reducir considerablemente las probabilidades de disputas o controversias en el futuro. Asimismo, la documentación que conserves de los proyectos puede servirte de prueba en caso de que algún cliente intente zafarse de un acuerdo, y así podrás recordarle, de forma tangible, qué y cuándo acordaron.

Los contratos, en particular los redactados por ti, también te ayudan a garantizar el cumplimiento de algunos derechos y protecciones que tienes como trabajador freelance, como por ejemplo trabajar cuándo y dónde quieras, sin interferencia, siempre y cuando cumplas con las fechas de entrega estipuladas y produzcas los resultados prometidos. 

Sin embargo, algunas compañías intentarán regir sobre los contratistas estableciendo límites o lineamientos sobre cómo y cuándo deben trabajar, algo que está completamente al margen de la ley. Incluir este tipo de detalles en un contrato, puede protegerte de un entorno laboral explotador, con todas las desventajas de un empleo formal, pero ninguno de sus beneficios.

Beneficios y estados financieros

A diferencia del empleado tradicional, unos de los aspectos más difíciles para el empleado autónomo es adaptarse a la falta de un pago quincenal y la ausencia de beneficios. Precisamente, la falta de seguridad financiera o un flujo de caja irregular están entre las primeras razones por las que los freelancers se rinden en el intento. 

En este sentido, la mejor arma para combatir los problemas en el flujo de caja es conseguir clientes de forma regular. Otro truco que debes incluir tu arsenal son los adelantos.  Por ejemplo, en mi caso, solicito un adelanto para cualquier proyecto cuya cotización exceda los 500 dólares. El monto requerido varía según el cliente y las características del proyecto, pero mi regla de oro es solicitar el 50% por adelantado para proyectos grandes, cuyos presupuestos superan varios miles de dólares, y el 30% para proyectos más pequeños.  

Solicitar un adelanto sirve para varias cosas: primero, mantiene la entrada de dinero en intervalos más frecuentes, y segundo, te ayuda a darle el visto bueno a un cliente.  Como práctica común, no empieces a trabajar en un proyecto hasta tanto el adelanto se haga efectivo, así, si no depositan el dinero, no habrás perdido nada y más bien te habrás ahorrado males mayores. Y en caso de que te paguen el adelanto, pero no el monto restante, al menos habrás obtenido algo por el tiempo invertido.

También es importante poner en práctica una gestión y planificación financiera eficiente. Cuando las cosas no marchan bien, no puedes darte el lujo de escoger un cliente o un trabajo que satisfaga tus ideales, estados de ánimo y pasiones.   

El derecho a consentir un trabajo es directamente proporcional a la solvencia financiera; un freelancer quebrado, es un freelancer desesperado, por lo que aquel antiguo consejo de no aceptar trabajos mal pagados, no aplica para aquellos que no tienen otro trabajo en la mira. Puede ser difícil romper con ese círculo, por lo que es vital que pongas en práctica tus propias estrategias de gestión financiera y proyección a futuro, para mantenerte siempre en ventaja, como, por ejemplo, contar con un fondo de ahorro en caso de emergencia, un fondo de reserva en tu cuenta corriente, suficiente liquidez para cubrir varios meses de gastos, y guardar para la jubilación.

Asimismo, debes contemplar un plan para manejar situaciones personales como, hacer crecer tu familia, cuidar de un pariente enfermo o enfrentar una enfermedad. Algunas estrategias útiles y vitales para tu planificación incluyen llevar un balance de los ingresos pasivos y recurrentes, y establecer con antelación formas para mantener un flujo de caja regular.

Únete a un sindicato casual

Un sindicato es una asociación de trabajadores organizados de un gremio o profesión en particular, capacitados para proteger y fomentar sus derechos e intereses. ¿Pero qué ocurre cuando la ley considera al freelancer como un negocio y no como un trabajador? 

Esta perspectiva nos deja en una posición en la que, el éxito o el fracaso, dependerán de la forma en la que manejemos el negocio y del funcionamiento de nuestras redes de contacto.

Otro problema, en especial para los freelancers más inexpertos, es navegar a la deriva en mercados inciertos y ambiguos, cuando no tienen idea de cómo ponerle precio a su trabajo, establecer una tarifa justa o lo que cobran los freelancers más calificados de su nicho.  Y lo que es mucho peor, no tienen ninguna expectativa de establecer tarifas estándares para su industria, y los proveedores en el mercado son muy diversos y están aislados físicamente como para poder hacer comparaciones.  La sabiduría se adquiere únicamente con la experiencia y manteniendo contacto con otros amigos y colegas freelancers.

Únete a lo que yo llamo un “sindicato casual”, forma asociaciones y agrúpate con otros trabajadores autónomos que trabajen en industrias similares o relacionadas, en las que puedas obtener el tipo de apoyo y orientación que te ofrecería un sindicato formal.

Estas asociaciones son particularmente beneficiosas, ya que te permite descubrir información muy valiosa, a la que previamente no tenías acceso. Aprovecha la oportunidad para conversar con franqueza acerca de tu estructura de precios, contratos y tarifas. Este beneficio redunda también en el mercado, ya que provee una estructura para asegurar que cada vez más personas estén cobrando tarifas razonables y para mantener las expectativas de los clientes acordes con la realidad. Un palo no hace montaña, pero muchos seguro que sí.

También puedes compartir con tus colegas, referencias tanto para clientes y servicios que puedan requerir, tales como abogados, contables, etc.   Saber dónde encontrar profesionales confiables que ofrezcan estos servicios puede marcar una gran diferencia, a la hora que lo requieras, sin mencionar que tener una red de freelancers cercana es una de las mejores formas de encontrar nuevos clientes. Tú y todos aquellos en tus redes son escuderos los unos de los otros, un lugar al cual referir clientes cuando estás muy ocupado, o donde encontrarlos cuando la cosa está floja. Con frecuencia, los freelancers subcontratan a otros cuando tienen trabajo extra, por lo que estar dispuesto a aceptar y ofrecer este tipo trabajos, los beneficia a todos.

Conclusión

El trabajo freelance no es para los débiles, pero para muchos, los beneficios compensan con creces los riesgos.   Conocer las particularidades y vulnerabilidades del trabajo independiente, tales como flujo de caja irregular, ausencia de beneficios y robos de salario, puede ayudarte a diseñar estrategias de protección que incluyen: redactar contratos y conservar registros documentados; solicitar adelantos y generar ingresos pasivos y recurrentes; relacionarte con otros freelancers y unirte a sindicatos casuales para mantenerte al tanto de las tarifas actuales, nuevas oportunidades de trabajo e integrado al gremio. 

Finalmente, depende de ti poner en práctica estos mecanismos de protección, pero con una planificación adecuada, puedes disfrutar de forma segura todos los beneficios del trabajo autónomo, sin tener que preocuparte de que puedan embaucarte.


¿ Tienes una idea de negocio?

Comienza a usar Shopify gratis por 14 días, sin necesidad de ingresar los datos de tu tarjeta de crédito

Acerca del autor

AshleyAshley es dueña de Picnic Factory, una pequeña tienda de desarrollo web en la ciudad de Nueva York, EE.UU y es escritora de un blog dirigido a los freelancers audaces. Le apasiona tomar soda, ama las palomitas de maíz y le encantan las cabras.

 

¿Tienes preguntas sobre el funcionamiento de Shopify?

Escríbele un correo electrónico a nuestro equipo de Soporte Técnico, y ellos responderán en español a la brevedad posible.

soporte@shopify.com

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify