Blogs de Shopify

Akalia: Elegancia con sabor a mar

Playa - Unsplash

 

Uno de los mercados más complejos y competitivos del mundo, es la moda. La moda de trajes de baño, en particular, es una industria llena de paradigmas y de estándares irreales de belleza. Una firma de Estados Unidos de América, pero con corazón latino, está cambiando todo esto: Akalia ha llegado para ofrecer elegancia, estilo y honestidad. 

Chabeli De Sousa siempre ha sido una emprendedora. Lo tenía dentro desde chiquitita. Esa pasión, ese empuje por buscar crear algo rentable, viable. Pero sobre todo, esa sinceridad de decir las cosas como son, con honestidad y con sencillez. Eso es lo que hace de esta firma de trajes de baño un proyecto excepcional. En un mundo tan producido como es el de la moda, en especial el de los trajes de baño, Akalia es un soplo de aire fresco. Es una firma honesta que muestra mujeres de verdad, y que le habla, sin complejos, a las mujeres de todo el mundo. Esta es su historia. 

captura de pantalla de Akalia

Bueno la primera pregunta, obligatoriamente, es ¿De dónde viene Akalia? ¿Cómo se te ocurrió emprender este proyecto? Porque te has metido en un mercado bastante difícil. 

C: Yo siempre he sido una emprendedora - Chabeli se ríe - de chiquita tenía mi lemmon stand en frente de mi casa. Mi familia es de Portugal. Y creo que como siempre pensé en eso, pues tuve esa idea ingenua que empezar un negocio iba a ser cuesta abajo. Y estaba en la universidad y yo y mi socia de ese momento, decidimos empezar con una marca de trajes de baño porque sentíamos que en Miami, en ese punto, no había mucha influencia de marcas latinas en el mundo del traje de baño. 

En ese punto ¿Estamos hablando de hace cuántos años? 

C: Pues hace tres años o cuatro años. 

Me decías que no había suficiente influencia latina en los trajes de baño en Miami. ¿Cómo es esto? 

C: El corte detrás de los traje de baño americanos, tiene una forma específica que a la mujer latina no le gusta. Y en ese momento hacía falta algo sofisticado, pero que fuera también un poco latino, como un punto medio. Porque había marcas colombianas muy famosas pero nosotros queríamos ofrecer algo diferente, más sofisticado. Y con el tiempo vino la idea de hacer que algunas piezas también fueran versátiles. Y eso lo exploramos porque los traje de baños que hacemos, como son algunos muy armados, las personas los empezaron a utilizar como prendas de vestir cotidianas. 

¿Y empezaron como tienda online?

C: Sí. Empezamos como tienda online. 

¿Con Shopify desde el principio? 

C: Lamentablemente no ¡Eso fue una odisea! Nosotros comenzamos con algo parecido a Shopify pero no me gustó para nada. Era una competencia mala de Shopify. Después de allí tuvimos un programador que nos sugirió empezar con WordPress con un módulo de ventas porque él podía hacer el marketing online y demás… fue fatal. El mundo del e-commerce es muy cambiante y cualquier cosa que nosotros teníamos que cambiar necesitábamos al programador. Prácticamente teníamos que tenerlo ahí permanentemente para cualquier cambio. Depender de una persona para que haga eso todo el tiempo, es casi tener que tener al programador 24/7 al lado tuyo. Nosotros éramos un startup y no podíamos tener mucha gente trabajando con nosotros a tiempo completo. En ese momento nos recomendaron la plataforma de Shopify y mi vida cambió por completo. 

¿Qué consideras que ha sido la mayor diferencia entre las otras plataformas que tenías y Shopify? 

C: Cuando nosotros comenzamos, hacíamos muchas ferias. Y era imposible con las otras plataformas. Con Shopify, el simple hecho de tener el inventario en el teléfono y poder cobrar, y que el inventario no se descuadre, es como la gloria. Shopify nos ha resuelto la vida un montón. 

¿Sientes que tienes mucho más control de tu inventario, de tus ventas, de tus productos y de tus estadísticas que antes? 

C: ¡Ufff pero al 100%! Yo siento que Shopify es de verdad-verdad, un producto excelente para los emprendedores. Para personas que al principio no tienen presupuesto ni para tener un programador y que pueden empezar por ahí. Shopify es super intuitivo y creo que está hecho de una manera para que cualquier persona pueda emprender.

Shopify es super intuitivo y creo que está hecho de una manera para que cualquier persona pueda emprender. Chabeli De Sousa, Akalia Swimwear.

En la tienda online se nota un énfasis grande por el hecho de que los trajes de baño de Akalia son hechos a mano. 

C: Sí, pero a parte de que son hechos a mano, tenemos trajes de baño que son modelos que se pueden usar como piezas de ropa. Cómo outfits completos. No son todos los modelos, pero es algo que estamos explorando en la nueva colección con más ahínco.  

Llama mucho la atención de que las modelos que ponen en la tienda online, no son supermodelos. Se ven más normales, más honestas. ¿Es esto algo que la marca promueve activamente? 

C: Obviamente el tema del traje de baño es controversial para la mujer. Porque comprar traje de baños para mujer es en realidad una odisea. Es un tema muy delicado porque es presentar tu cuerpo casi desnudo a la gente, es complicado. Por eso empezamos a utilizar una mujer, una modelo, que no es extra large, pero es large. Y eso ayudó muchísimo a las ventas. Porque las mujeres empezaron a ver los trajes de baño puestos en la modelo y decían, okey si a ella le queda bien a mí me puede quedar bien también, porque no tengo necesariamente un cuerpo de supermodelo. Y de hecho en la nueva colección no vamos ni a retocar las estrías, ni a retocar la celulitis, vamos a mostrar las fotos como son, va a ser como es. 

Y se han hecho fuertes por esta sinceridad. De hecho, revisando un poco la página se ve que la marca apunta a ser honesta. A mostrar el cuerpo de la mujer como de verdad es. 

C: Sí, de hecho me da muchísima risa y me alegra mucho, porque en un punto cuando la colección salió, el Instagram de nosotros se convirtió un poco en un blog de autoayuda. La gente se sinceró con nosotros y nos decía “mis piernas se ven así”, “yo odio mis tobillos” y cosas así. Y creo que eso fue muy honesto, muy poderoso y muy sano. 


mujer en traje de baño negro con cinturón blanco-Akalia

Mucho más que bañadores 

La apuesta de Akalia es la de crear prendas de vestir que sea polivalentes, honestas y elegantes, sin dejar de cumplir su función como trajes de baño. Un desafío que ha llevado a esta firma a ser reseñada por algunas de las revistas más importantes del mundo de la moda: Cosmopolitan, Seventeen y Women’s Health, le han dedicado sus páginas esta marca. 

Un logro que confirma que Akalia tiene ese extra que se huele en todos los grandes proyectos. Para Chabeli, ese extra es su dedicación férrea y su pasión por este emprendimiento. 

La marca empieza a consolidarse como una marca honesta. Esa aproximación a mostrar el cuerpo real de la mujer, es algo muy poderoso. ¿Es eso lo que busca Akalia en el futuro cercano?

C:Nunca la proyección de nosotros es ser una marca estilo Dove, con campañas de autoayuda, pero la proyección si es que no importa cuál es tu tamaño, ni que color de piel tienes, ni de dónde vienes, puedas encontrar el traje de baño para tí. Hay demasiados paradigmas que se están rompiendo aquí en Estados Unidos y hay muchas marcas que usan cuerpos large y extra large y creo que eso es muy positivo. 

Hablas de Estados Unidos de América, ¿y Europa, por ejemplo? 

C: Europa es un poco más conservadora. De hecho ahora entramos en un contrato con un distribuidor en Portugal y me dijeron que éramos la primera marca de trajes de baño que estaba haciendo eso, promoviendo tallas y modelos de cuerpo que no son los tradicionales. Y a ver el tema no es que seas una persona XL y te atragantes de comida todo el día. Pero es que no tienes que ser la típica rubia flaquita talla dos para entrar en el parámetro de belleza. A nosotros nos gusta mostrar a la mujer como es, la realidad. Y no nos da miedo. 

Actualmente, a través de su tienda Shopify¿Ustedes venden solamente en Estados Unidos o a nivel global? 

C: Vendemos a nivel global. 

¿Y tienen tiendas físicas? 

C: No tenemos tiendas físicas, pero trabajamos con varias tiendas a nivel mundial. Una de ellas está aquí en Miami y es nuestro partner store, nuestra flagship store de Miami.

Entiendo entonces que la tienda online es clave para ustedes. ¿Cuáles serían las aplicaciones que les han resultado más útiles?

C: Yo creo que serían Taxjar, que es una herramienta para gestionar y llevar el control de los impuestos de la tienda, Gooten, que nos ayuda a consolidar canales de venta, manufactura y envíos, Signifyd que nos da tranquilidad a nivel de operaciones y ShipStation para todo el tema de la logística de envíos. 

Me imagino que el tema logística debe ser vital. Porque hay que recordar que los trajes de baño ustedes los hacen a mano en Colombia. ¿Correcto?

C: Hay algunas cosas que son hechas a mano y otras que ya no. Pero justo ahora para la nueva colección tenemos la iniciativa de que los trajes de baño tengan una etiqueta que pongan el nombre de la persona que lo ha hecho. Nos parece una iniciativa muy bonita. 

¿Y por qué Colombia? ¿Por qué producir ahí? 

C: Colombia tiene algunas de las mejores telas y además tiene una industria excelente de confección. Por eso ha ido construyendo una fama de ser excelente para los trajes de baño, como Brasil. Y además de eso nos permite trabajar con un margen que hace esto sostenible, sin sacrificar la calidad. 

¿Sienten que han sido una marca rompedora, innovadora? 

C: Si nos sentimos innovadores y diferentes. 

akalia

Rompiendo paradigmas 

El mundo de la moda puede ser despiadado. Sobre todo en cuanto a tallas y medidas. En ello, más de una marca ha encontrado su final prematuro. Por eso la apuesta de esta firma resulta tan interesante. Han marcado un sendero, una hoja de ruta, que se aleja de los caminos tradicionales. Y eso se les está reconociendo y les está dando resultados. 

Es muy valiente lo que hacen. Porque además ese mercado, el de la moda, es muy duro. Pero parece que les ha dado resultado. La marca se está consolidando y ha salido reseñada en algunas de las revistas más reconocidas de la industria. 

C: Te cuento que el mundo del Fashion es horrible. Yo soy una de las personas más outsider de ese mundo. Normalmente la gente que tiene marcas de ropa intenta ser amiga de toda esa gente del mundo de la moda. Yo no hago eso. No me gusta ese mundo. Pero si tengo varios buenos amigos editores de algunas revistas. Uno en particular. Y gracias a él que nos acompañó en una sesión fotográfica, empezamos a contactar y pudimos mostrar el producto. Estamos muy agradecidos por ello. 

¿Crees que las redes sociales han sido instrumentales para el éxito de Akalia?

C: A ver… Yo siempre me río porque hay demasiada gente que cree que se va a hacer millonario a través de Instagram. El Instagram es una herramienta para convertir online espectacular, pero depende demasiado de lo que sucede en la plataforma per se. Si quieres que funcione tu negocio tienes que tener otros canales de venta que estén bajo tu control, que no dependan de algoritmos de una red social. Por ejemplo, tu tienda online. 

Pero ustedes, por ejemplo ¿no han hecho publicidad por redes sociales?

C: Nosotros hasta el momento no hemos invertido en publicidad por redes sociales ni un centavo. Hemos trabajado con bloggers y micro-influencers, a mi me parece que los micro-influencers son los que se ven hoy en día más creíbles. Aquí el mercado de los influencers está saturado. Y al consumidor ya no le impactan igual. 

¿Cómo definirías Akalia? 

C: Yo creo que es el traje de baño de la mujer moderna. En el sentido de que hay modelos versátiles que se pueden usar como prendas de diario. Pero también es el traje de baño de la mujer moderna porque es una marca que te habla de la realidad de las cosas y le recuerda a las mujeres a diario, que somos capaces de hacer mil cosas que pensamos que no podemos hacer, pero que rompiendo paradigmas, mostramos a la sociedad que sí podemos con ellas. 

Desfile de moda de Akalia

¿Cuál crees tú que ha sido la clave detrás del éxito de Akalia? 

C: Tener el equipo correcto a nivel profesional y humano ha sido lo más importante de todo. Lo segundo es entender que emprender es complejo, que es un camino muy solitario y que debes seguir ahí aunque nadie te esté aplaudiendo. Cuando sigues aunque nadie te esté aplaudiendo sabes que has encontrado tu pasión. 

Para finalizar Chabeli, desde su experiencia como una marca que está consolidándose en un mercado tan complejo ¿Qué consejo le darías a un emprendedor online? 

C: Que no crea que con hacer una página online o un Instagram ya se va a volver millonario. Yo creo que hay mucha gente que muestra la imagen de emprender de manera super glamurosa y que no tiene nada que ver con la realidad. Las personas no entienden que esos primeros meses el emprendedor no tiene ni sueldo, porque seguramente el dinero vas a tener que reinvertirlo. Y en ese mismo sentido, no empieces un negocio por fama o porque sea divertido. Emprende algo que te apasione, no lo hagas por dinero, porque cuando estés solo y te toque lo difícil, si no tienes pasión no vas a poder seguir. No trabajes por ego ni por fama. Trabaja por pasión. 

 

Chabeli De Sousa
Chabeli DE Sousa

Y la pasión es algo que le sobra a Akalia y a Chabeli. Pasión por perseguir la belleza desde la diversidad, porque solamente abrazándola entendemos lo que realmente nos hace únicos. Pasión por mostrar con honestidad el cuerpo de la mujer, por hacerlo de su disfrute y de su orgullo. Por dar flexibilidad y convertir un traje de baño en un outfit, pero sobre todo, por ofrecer un producto único, creado con elegancia y con estilo.


Publicado por Pablo Golán, editor en jefe del blog de Shopify en español y responsable de marketing de contenidos y localización para España y Latinoamérica.

Redacción: Frank Calviño, escritor y periodista, especializado en el mundo de la comunicación corporativa, marketing online y la opinión pública.

 


Mapa de categorias: