8 errores que debes evitar en el copywriting

8 errores que debes evitar en el copywriting

8 errores que debes evitar en el Copywriting

En primer lugar, no has de confundir copywriting con redacción de contenidos. El copywriting consiste en escribir textos publicitarios o copy con el fin de que el lector realice cierta acción, ya sea suscribirse a una lista de correo, descargar un juego o darle “me gusta”.

Es la herramienta clave a la hora de captar nuevos clientes online y también fidelizar a los antiguos. Si un buen copywriting, es posible que el lanzamiento de tu curso o de tus productos no acabe de ir bien.

Por ello hoy analizaremos los 8 errores más comunes a evitar a la hora de hacer copywriting. Veremos en qué nos pueden perjudicar estas incorrecciones y cómo podemos evitarlas.

Utilizar palabras genéricas

Si bien el lenguaje que utilizamos en el copywriting ha de ser claro, conciso y sencillo, esto no tiene por qué derivar en el uso de palabras genéricas.

El ejemplo más común a la hora de escribir es la utilización de la palabra “cosa” o su plural, “cosas”. Si algo tiene un nombre, no le llames cosa, así que escribe con propiedad  e indica si es un aspecto, una funcionalidad, una característica o una opción... no una cosa.

También es un error frecuente el uso de palabras genéricas en los call to action, algo muy poco atractivo de cara al receptor. En lugar de “Suscríbete”, utiliza algo más llamativo o interesante cómo “Sí, ¡quiero recibir más tips!”: llamas a la acción, y tiene más gancho.

Por último, no emplees los adjetivos de siempre, como pueden ser “fantástico” o “estupendo”. Échale un vistazo al diccionario y utiliza palabras más originales. Los lectores leerán con más ganas y conseguirás mejor tus objetivos.

No enfocarte a un público objetivo

En el mundo del marketing y la publicidad, nuestro target o público objetivo ha de estar muy bien definido. Es una pieza clave para nuestro éxito de ventas o de lo que nos propongamos, dependiendo de tus objetivos como emprendedor.

Sea como sea, nos dirigimos a un segmento de la población en concreto y nuestro texto ha de ser coherente con ello. No podemos hablar igual a chavales de 16 años que a profesionales con experiencia en un sector concreto: el mensaje, si es mal enfocado, puede ser recibido de forma incorrecta o no ser recibido del todo.

Es por ello que tendrás que segmentar a tu público objetivo por edad, gustos, geografía o estilo de vida, entre otros aspectos. Para mejorar tu copywriting en este aspecto puedes hacer lo siguiente:

  • Aprender (y usar) el lenguaje que utilizan y con el que se encuentran cómodos: ¿hay expresiones que están de moda en el sector? ¿Nuevas palabras?
  • Entiende (y soluciona) sus dudas y necesidades: esto también te ayudará a encontrar temas para posts que les puedan resultar interesantes.
  • Encuentra (y satisface) sus motivaciones personales: ¿dinero y trabajo? ¿Amor y relaciones? ¿Nuevas tecnologías?

En definitiva, tú has de ser uno más. Así, te verán cercano y el grado de identificación será mayor. ¡Conecta con tu público al 100%!

Utilizar palabras y fórmulas negativas

El copywriting ha de ser positivo, nunca negativo. Siempre hemos de dirigirnos hacia nuestro público con construcciones y frases positivas. Así que olvídate del “no”, “nunca” o “nada”, entre otros. Esto no es un capricho personal, sino que está demostrado desde hace años.

Aunque el mensaje final sea positivo, vigila el lenguaje. Es mejor decir “Aprovecha ya este curso online” que “No te pierdas este curso online”. El mensaje final es prácticamente el mismo, pero cuando usamos palabras negativas, nuestro subconsciente no lo recibe de la misma manera.

Explicado a grandes rasgos, el cliente estará más condicionado favorablemente a hacer lo que le pides si no le pones un ultimátum, por muy sutil que sea. En lugar de decirles lo que se están perdiendo o lo que arriesgan por no contratar tus servicios, asegúrate de que sepan las ventajas y beneficios que esto les puede traer.

Es un error muy común, y si echas un vistazo a tus copys anteriores, seguramente vas a verlo rápidamente. Así que ponte manos a la obra y repasa tu contenido de nuevo: ¿estás siendo lo suficientemente positivo con tu público? ¿Puedes reformular las frases negativas?

Usar demasiados adverbios y adjetivos

Existe cierta tendencia a “adornar” nuestros textos con adjetivos o adverbios que realmente no sirven para mucho de cara al mensaje final que pretendemos transmitir. A veces lo hacemos porque creemos que el mensaje queda más bonito, y otras para rellenar el espacio que nos sobra y escribir artículos más largos. Pero esto nos puede perjudicar.

Es posible que en alguna ocasión nos dé el toque dramático que buscamos, pero seguro que si le das un par de vueltas puedes encontrar una expresión más adecuada para ello y con mucha más fuerza. No queremos decir que los elimines todos, pero sí que moderes el uso de los mismos.

Tu contenido ha de ser lo suficientemente potente como para no necesitar adjetivos vacíos que no le aporten nada extra. En lugar de decir que tu curso es innovador, ¿por qué no mencionas las innovaciones? Dile el “qué”, no el “cómo es”.

A partir de ahora, piensa antes de escribir un adverbio o adjetivo. ¿Estás siendo redundante? ¿Aporta información nueva? ¿Si lo quitas, la frase sigue teniendo el mismo sentido? Recuerda, no estás escribiendo poesía ni literatura. A veces es difícil controlar este punto, pero no imposible.

Utilizar la voz pasiva y no la activa

Los anuncios, artículos, copys, etc. han de ser en voz activa. Porque de lo que se trata es que el lector realice una acción. Así pues, asegúrate que los verbos que emplees guíen al lector a hacer lo que tienes como objetivo.

Además, por la misma construcción de las frases pasivas y activas, las segundas son mucho más fáciles de leer y de comprender. Las pasivas, en ocasiones, requieren de una segunda lectura. Y recuerda que la legibilidad y la buena comprensión de un texto es muy importante en marketing.

El uso de la voz pasiva en nuestros textos le quita vida a los mismos. La voz activa le da fuerza y llena de vitalidad las afirmaciones que contiene el texto. Indica al receptor por dónde ir y cómo actuar. Y lo mejor, nos da autoridad a la hora de hablar; porque la idea es posicionarte como referente en un momento dado.

Por ejemplo, en lugar de “El curso será enviado una vez te suscribas a la newsletter”, es preferible “Te enviaré el curso una vez te suscribas a la newsletter”. Más directo, más fuerte, más vivo. El mensaje queda más claro.

Tratar al lector de “vosotros” y no de “tú”

A todos nos gusta sentirnos especiales. Y a tu lector también. Sí que con eso en mente, cuando te dirijas a tu público, has de hacerlo en singular, como si hablaras de tú a tú, no como si estuvieras dando una conferencia.

Sin embargo, no es fácil, pues a veces queremos abarcar muchos tipos de personas y hablar a un colectivo bien grande. Para ello, vas a necesitar segmentar bien a tu público objetivo y saber qué es lo que busca o necesita.

¿Pero realmente por qué funciona mejor el “tú” y no el “vosotros”?

  • Se establece un mayor grado de complicidad con el lector. Hay más cercanía y le hacemos sentir importante.
  • El mensaje es más contundente y directo, ya que apela directamente y de forma individual al interlocutor, y no a un colectivo.
  • No corremos el riesgo de generalizar a un grupo.
  • Es perfecto para los call to action: queremos que se realice una acción por su parte.
Con esto no quiero decir que siempre te hayas de dirigir a una persona en singular, si no que puedes combinarlo, especialmente en los párrafos finales, cuando interpelas directamente y les haces preguntas del tipo “¿Qué pensáis de este post?”

No tener un hilo conductor

Ya vimos en su día como el storytelling a la hora de dar una conferencia era imprescindible. Se trata de una técnica que ya conocían nuestros abuelos para tenernos embobados escuchando historias, y que al día de hoy beneficia al mundo del marketing y la publicidad.

No hace falta que contemos un cuento en cada post, o una historia personal –aunque eso ayuda a que el lector empatice rápidamente contigo. Al menos, procura que haya un hilo conductor, que todo tenga sentido. Como la vida misma, todo tiene un principio y un final.

Así que, tal como te enseñaron en el colegio a la hora de redactar un trabajo, vas a necesitar una estructura base a partir de la cual podrás dar rienda suelta a la originalidad con el contenido. Hay varios tipos, aunque siempre se sigue una base:

  • Introducción: empieza con una situación con la que se pueden ver identificados, o un problema muy habitual (para el cual tú vas a darles una solución)
  • Nudo: normalmente aquí van los beneficios que ofrece tu servicio o producto en relación a la situación planteada en la introducción.
  • Desenlace: llamada a la acción.

En resumen, haz que tenga sentido, no lo hagas poético, sé claro y directo. Propón soluciones a sus necesidades.

No intentar mejorar

Y por último, mencionaremos un error que “nos gusta” en particular, pues suele pasar desapercibido. No se trata de “un error en copywriting” sino un “error del copywriter”. Siempre podemos hacer las cosas mejor, siempre podemos superarnos a nosotros mismos. En cualquier campo. Y el del copywriting no iba a ser menos.

Por ello, es necesario estar siempre al día de los cambios en el sector, de las novedades, de teorías que nos pueden interesar y que nos van a beneficiar. Siempre se puede aprender algo nuevo, y no solo eso, sino que lo puede poner en práctica y disfrutar de los resultados.

Por ejemplo, es importante mantenerse educado en psicología y sociología, especialmente aquellos puntos relacionados con la publicidad y el mundo online; los sesgos cognitivos o las técnicas de negociación y persuasión, entre tantos otros. De la misma forma que un médico se informa de los avances y cambios en su campo, tú deberías hacer lo mismo en el tuyo. Así se forma un auténtico profesional: siempre aprendiendo.

A veces, tenemos el ego demasiado subido y pensamos que somos unos “cracks” a la hora de escribir y convencer a nuestro público. Y puede ser que hayas llegado a un nivel muy alto, incluso que seas un líder en tu industria. Pero por muy bueno/a que seas, siempre se puede ser mejor.

En resumen, utiliza un lenguaje positivo, claro, activo y directo. El copywriting intenta convencer y hacer que la persona que nos lee al otro lado de la pantalla haga clic, siga leyendo, compre o descargue. En tus manos está que lo haga o que cierre tu pestaña. Infórmate bien de lo que haces, lo que ofreces, a quién lo ofreces y las novedades del mercado. Conviértete en un líder.

Y ahora explícame tú, ¿crees que cometes alguno de estos errores? ¿Mencionarías alguno que no hemos incluido en la lista? ¿Vas a hacer un repaso de tus copys? Si tienes alguna cuestión en mente que no te haya resuelto el artículo, envíanos tus comentarios abajo y te responderemos con mucho gusto.

2 comentarios

  • Nuria Cámaras Copywriter
    Nuria Cámaras Copywriter
    October 31 2016, 03:53AM

    Hola Antonio,

    Muy buen post sobre copywriting. La verdad es que pueden parecer aspectos muy básicos de la escritura persuasiva, pero lo cierto es que hay numerosos blogs corporativos que no siguen estas indicaciones y que escriben por escribir sin ningún éxito.

    Es una pena porque un buen SEOCopywriting puede traerte tráfico, potenciales clientes interesados y, por supuesto, ventas.

    Un saludo.

  • Jorge
    Jorge
    January 08 2017, 03:08PM

    Muy buenos consejos! Aprender de ellos, de los que saben darlos y además lo comparten con todos! No por gusto es su profesión, o una de ellas. Muchas Gracias!!

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify