Cómo reciclar piezas de contenido antiguas

Cómo reciclar piezas de contenido antiguas

feature

Este es un guest post de Carmen Díaz Soloaga, de Social Media Pymes.

Si tienes un blog y escribes de manera diaria, probablemente estás pensando qué vas a escribir el día de mañana o el día después de ese. Para que la tarea de generar contenidos web no acabe con tu paciencia, es necesario tener siempre a mano un calendario editorial. Pero ni siquiera el calendario está libre de imprevistos y es en esos momentos cuando es necesario que nos acordemos de aquel material que "quizás" con unos retoques podríamos volver a usar.

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos para enseñarte que aunque el contenido web ya se haya publicado tiempo atrás, no deja de ser valioso si se le saca el máximo partido.

¿No lo ves claro? Para que no sufras pensando en qué puede beneficiar reciclar contenido de tu blog, te comparto algunas razones:

  • Alcanzar a nuevos lectores. Puede que las piezas de contenido web que creaste hace unos meses no alcanzaran todo su potencial. Reciclando contenido puedes llegar a gente que en su momento no pudo disfrutar de tu contenido por diferentes motivos.
  • Aumentar el refuerzo y el impacto. Si trabajas con un concepto de venta, como los beneficios de tu producto, reciclar contenido te ayudará a reforzar ese mensaje en los diferentes formatos.
  • Ayudar a que no te quemes. Crear contenido es una tarea ardua de la que podemos terminar exhaustos y hasta aburridos. Reciclar contenido es la forma de tomarnos ciertos descansos o salir al paso de agobios momentáneos.

Una idea principal que pueda generar mucho contenido

Como decíamos al principio, reciclar contenido es una estrategia a largo plazo así que tomate tú tiempo.

Pongamos como ejemplo que estamos creando contenido para una empresa de materiales para armar dinosaurios. Si desde el principio tenemos en mente que estamos escribiendo en el blog para en un futuro poder utilizar ese contenido dos veces, lo primero que tenemos que plantear es una idea que no tenga caducidad y pueda adaptarse a cualquier temporada.

Si centramos una serie de artículos un tema o noticia que se sabe de antemano tendrán cierta caducidad y pronto se quedarán obsoletos, nos estamos poniendo la soga al cuello. Sin embargo, si nuestro proyecto gira sobre una idea madre, tendremos infinitas posibilidades para hacer que ese contenido sea perdurable.

¿Listo para reciclar tu contenido?

Primero, estira una idea. En lugar de crear un solo post, puedes crear una serie. Pasa de un post en el que escribas 10 beneficios sobre un tema a 10 post en donde le dediques un contenido completo a cada beneficio.

Cuando ya tengas esas 10 ideas de contenido que te darán 10 días de publicación, agéndalas. Si lo multiplicas por los canales sociales que tengas, por ejemplo, Google+, Twitter, Facebook, LinkedIn y Pinterest, acabas de ganar 50 piezas de contenido social por arte de magia. ¡Premio!

Piensa y reenfoca tus ideas. Si ya has conseguido algo de notoriedad online, puede ser el momento de replantear el contenido desde otra perspectiva. Considera que el post que estés por publicar debe tener los mismos beneficios del post original.

En cuarto lugar, es momento de crear un eBook. Un mes después, puedes compilar todos esos post en un nuevo formato: un eBook. Para darle más sustancia al asunto, puedes añadir algo de contenido extra en forma de imágenes y regalarlo a los nuevos suscriptores del blog.

Como siguiente idea, puedes cambiar el modo de presentar la información. Alcanzarás a más personas si recopilas toda esa información en forma de presentación de Slideshare o Prezi. Puedes incluso enriquecer el contenido de otros blogs o de presentaciones del sector.

Y una infografía, ¿qué tal? Todos esos post se pueden presentar como una infografía y compartirla no sólo en tus redes sociales, sino en círculos profesionales.

También puedes crear un gif animado. Si, ¡han vuelto! Pero de forma completamente distinta. Ahora, los gifs son pequeños tutoriales. Puedes compartirlos en Pinterest, donde son muy populares.

¿Y qué hay del vídeo? Puedes recoger todo el contenido que tengas escrito en un solo post y crear un vídeo corto (tipo Vine) o largo (YouTube).

Hora del email. Parte del contenido que has creado (o la mejor parte) puedes distribuirlo en forma de newsletter a clientes de tu base de datos o suscriptores del blog. Si además dosificas ese contenido web, avanzando parte en redes sociales, sacarás mucho más partido al mismo esfuerzo.

Webinar. La investigación y el esfuerzo que has dedicado a crear esos beneficios, consejos y demás información necesitan ser mostrados de una manera más creativa. Es por eso que te recomendamos pensar en hacer un webinar. Puedes aprovechar y entrevistar a un experto de tu empresa y ofrecer una ronda de aclaraciones para tu público.

Espero que después de estos 10 consejos para reciclar (o más bien pre-plantear) contenido, tengas tu mente en “modo ecológico” y recuerdes que todo es reutilizable, que además de ahorrarte mucho tiempo, es muy trendy.

Y para terminar, te recomiendo este post por si quieres más jugosas ideas con las que agotar el tema. ¡Feliz reciclaje!

Carmen Díaz Soloaga es Content Marketing Manager para Pymes Retail. Conoce más sobre la autora en Twitter y Facebook.

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify