Cartera de Frontier

Captura directa de aire

Extraer carbono directamente del aire y luego almacenarlo de forma segura y permanente

Una planta de captura directa de aire con aspas que giran y aspiran aire para eliminar el dióxido de carbono.

Eliminación permanente del carbono

23 % del gasto del fondo

La captura directa de aire (DAC) implica extraer CO₂ directamente del aire y luego almacenarlo de forma segura y permanente. Veámoslo de esta manera, las plantas de aguas residuales limpian y reciclan nuestra agua, y se considera un servicio esencial. Necesitamos una solución similar para limpiar nuestro aire y aquí es donde entra en juego la captura directa de aire.

En la actualidad, es muy difícil extraer el carbono del aire. Nuestra atmósfera contiene más de 400 partes por millón (ppm) de carbono en este momento. Eso es suficiente para impactar de manera drástica nuestro clima, y solo representa el 0,04% del aire. Capturar el carbono es como derramar una gota de tinta en una piscina y volver a sacarla.

Afortunadamente, la tecnología que permite hacer esto existe, y eso es una gran noticia porque alivia parte de la presión: si podemos expandir esta tecnología y hacerla más asequible, podremos continuar emitiendo algunos gases de efecto invernadero, a sabiendas de que podemos extraerlos de nuevo. Todavía debemos seguir reduciendo nuestras emisiones en cuanto podamos, pero la captura de aire directa es una de las herramientas esenciales que necesitamos para ayudarnos a capturar más carbono del que emitimos.

El carbono capturado puede:

  • utilizarse para crear combustibles bajos en carbono;
  • almacenarse dentro de productos como el hormigón;
  • inyectarse como gas en yacimientos de petróleo vacíos
  • convertirse en roca subterránea

Carbon Engineering, planta de British Columbia

Aspectos destacados de la empresa

Carbon Engineering

El profesor de Harvard David Keith fundó Carbon Engineering para investigar la captura directa de aire, porque cada vez estaba más claro que reducir las emisiones globales a cero no sería suficiente, también es necesario eliminar el carbono de la atmósfera para detener el cambio climático.

Carbon Engineering ahora cuenta con tecnología probada que puede absorber CO₂ directamente del aire. Su objetivo es trabajar con socios para construir plantas que capturen un millón de toneladas de CO₂ por año, equivalentes a las emisiones anuales de 250.000 automóviles o al trabajo de 40 millones de árboles.

Actualmente, Carbon Engineering está construyendo un centro de innovación en Squamish, British Columbia para perfeccionar su proceso de captura de CO₂ y planea construir la planta de DAC más grande del mundo en la Cuenca Pérmica en los próximos años. Su tecnología se puede instalar en casi cualquier lugar, por lo que pueden construir plantas en ubicaciones ideales que cuentan con energía limpia de bajo costo para alimentar el sistema, o en lugares donde es fácil almacenar CO₂ bajo tierra de manera permanente. Incluso si se utiliza gas natural para alimentar la planta, todas las emisiones de CO₂ del proceso de combustión se capturan y almacenan bajo tierra junto con el CO₂ atmosférico.

Básicamente, su tecnología absorbe el aire, extrae el CO₂ utilizando reacciones químicas, y luego devuelve el resto del aire a la atmósfera. Es como un árbol creado por el hombre, pero funciona más rápido, ocupa menos terreno y proporciona CO₂ puro y comprimido que se puede almacenar bajo tierra o reutilizarse.

Shopify ha acordado comprar eliminación permanente de carbono del centro de innovación de Carbon Engineering como una demostración de nuestra confianza en este método y para proporcionarles una nueva fuente de ingresos para que puedan seguir expandiendo su tecnología.

“El valor fundamental de nuestra tecnología es que puede eliminar cualquier emisión de dióxido de carbono en cualquier lugar y en cualquier momento”.

—Steve Oldham, director ejecutivo de Carbon Engineering

Aspectos destacados de la empresa

Climeworks

Los cofundadores de Climeworks, Jan Wurzbacher y Christoph Gebald, se conocieron en su primer día de universidad en Zúrich. Descubrieron una pasión mutua por los deportes alpinos y ambos quedaron horrorizados por el visible retroceso de los glaciares de los Alpes Suizos. Entonces decidieron usar sus conocimientos de ingeniería para abordar este problema.

Climeworks elimina el CO₂ del aire con máquinas de captura directa de aire. Una empresa islandesa llamada Carbfix mezcla con agua el CO₂ capturado y lo bombea a gran profundidad. A través de la mineralización natural, el CO₂ reacciona con la roca de basalto (formada a partir de lava enfriada) y se convierte en piedra en unos pocos años, eliminándolo del aire para siempre.

El mayor obstáculo que le impide a Climeworks crecer en este momento es el costo de capturar y almacenar CO₂, lo que resulta en precios elevados para los compradores. Cuantos más clientes tempranos tenga Climeworks, más rápido podrá expandirse, reducir costos y lograr que su eliminación de CO₂ esté disponible a gran escala. Al pagar de más deliberadamente por la eliminación de carbono de Climeworks, nuestro propósito es ayudar a impulsar este mercado.